— ¿Cómo hiciste eso? — Chase se acerca y susurra en mi oído.

Yo como respuesta solo me encojo de hombros.

— ¡Hola! — Saluda animadamente.

— Hola — Chase sonríe, moviendo la cabeza de forma amistosa.

— Pronto empezaran las votaciones para el rey y la reina — anuncia, con una sonrisa en sus labios —. Les voy a entregar un papelito en donde sale el nombre de las dos parejas candidatas, ustedes marcaran con una "X" la pareja que quieren que gane y yo después volveré para agarrar sus votos — explica brevemente.

— De acuerdo — Chase asiente, al igual que yo.

Sky nos sonríe una vez más y luego se dirige hacia otra mesa. Las personas siguen bailando de forma animada, y yo solo puedo concentrarme en lo que acabo de descubrir.

— Esto es una locura — Chase suelta al final, en medio de una risilla.

— ¿El qué? — Lo miro, con una ceja enarcada.

— Tú — dice simplemente —; tú eres una locura, Giselle Wisocky.

— ¿Por qué lo dice? — Pregunto, con una sonrisa ladeada.

— Porque… — duda unos segundos — Cuando te conocí, creí que tú me ibas a abandonar en cualquier momento debido a toda esta locura de los Yetis, hechiceros…, pero resultaste ser parte de este mundo loco, así que creo que me buscaré a una novia normal — me muestra una sonrisa, que deja al descubierto sus dientes.

— Bueno… — dudo unos segundos —: Soy más poderosa que tú — tarareo —, y… no tengo intensiones de seguir siendo tu novia — respondo, en tono serio —. Quiero ser tu esposa, Chase.

No responde. Se queda unos minutos en silencio, mirándome de forma fija. Lo veo soltar un suspiro y luego dice:

— Yo también quiero que seas mi esposa — sus palabras me hacen sonreír —. Estoy esperando que cumplas los dieciocho para hablar con tu padre y pedirle tu mano.

— ¿Por qué hasta mis dieciocho? Pide mi mano ahora — hago puchero.

Chase sonríe de medio lado y niega con la cabeza.

— No — estira su mano y acaricia mi mejilla —. Tu padre no va a aceptar que nos vayamos a casar, por lo tanto, cuando ya tengas dieciocho años, yo podré casarme contigo porque ya eres mayor de edad.

— Chase… — suspiro —, ya quiero casarme contigo… ahora.

— ¿Cuál es el apuro, Gill?

" ¿Mi apuro?. Mi apuro es que voy a morir dentro de poco. Mi apuro es que mi vida se está poniendo de cabeza… mi apuro es que quiero vivir este tiempo al máximo junto a ti y a mi familia… necesito un poco de paz, y sé que junto a ti puedo conseguirla"

— ¿Y por qué no darnos prisa? — Me encojo de hombros, como respuesta.

— Paciencia, Giselle — suspira —. Una boda no se planea en dos día.

— No quiero nada grande — agarro su mano entre las mías —. Algo pequeño entre familia. No quiero nada que lleve mucha preparación, quiero algo rápido y simple.

— ¿No quieres nada grande? — Eleva una ceja, y yo niego con la cabeza — ¿Por qué?

"No tengo mucho tiempo"

— Porque no me gustan las cosas tan exageradas — suelto —. Quiero algo simple y quiero casarme rápido. De preferencia, la semana que viene — muestro mis dientes, en una sonrisa exagerada.

MAHDLN: La reencarnación de Hazely Way¡Lee esta historia GRATIS!