Capítulo 31: "Los Héroes evolucionan a Héroes"

23 7 3

Los movimientos de Abel empezaron a disminuir a medida que Alan lo sostenía, hasta que pasados un rato, el chico por fin decidió calmarse y guardar silencio. Unos momentos después, el morocho decidió aflojar el abrazo, así que apenas lo hizo, el otro comenzó a tomar una ligera distancia en lo que se limpiaba las lágrimas de su rostro.

¿Ya te has calmado Abel? le preguntó a su compañero. La realidad era que Alan no sentía la más mínima empatía por ese sujeto, es decir, por Yamil, quizás muy en el fondo lo hacía, pero por ahora no la percibía. Sin embargo, eso no quitaba que se preocupará por su mejor amigo.

¿Cómo puedes preguntarme eso después de lo que paso? le reprochó con un tono suave, pues no tenía las energías como para seguir gritando descontroladamente.

¿Acaso no es normal hacerlo?, eres mi amigo, y te recuerdo que él no ha sido alguien que nos haya pintado el camino con rosas le informó para luego agregar. Aunque puedo admitir que quizás muy adentro de mí haya movido algo después de hacer ese comentario, Abel recordó la sugerencia de Yamil, por lo que tomó con ambas manos el rostro de Alan, lo cual sorprendió al otro.

¿Qué haces? le preguntó un tanto nervioso, pues estaban demasiado cerca.

Solo quédate quieto le ordenó. No es que tuviera alguna idea insana, pero por la expresión que tenía el otro en ese instante, parecía que estaba pensando en algo ridículo, y quizás en esa circunstancia, poco probable. Saliendo de las locas ideas de Alan, Abel agitó la cabeza del morocho, y de ésta saltó de su oreja uno de esos grillos que había visto en su cuarto. ¡Lo sabía! inmediatamente se sintió de alguna forma alegre por su descubrimiento, luego a este sentimiento le siguió el alivio y por otro lado, más tarde le acompañó la molestia. ¡Te lo dije! lo regañó, pues le había advertido anteriormente, pero él le había hecho caso omiso.

Tranquilo tomó las manos de su amigo para detenerlo, pues ya se sentía un poco mareado de tanto que agitaba su cabeza, y se le quedó mirando a sus ojos esmeralda. Estaba muy cansado, sabes... por eso pensé que tomar una siesta sería buena idea cerró los ojos un momento esperando sentir el viento, pero no lo percibió, eso le recordó que aún no habían plantado la penúltima semilla. Es verdad, aún no terminamos la misión Abel que el rubio hubiera mostrado preocupación por él, no significaba que se hubiera olvidado de Yamil, por eso respondió lo siguiente.

¿Aún piensas en eso? estaba algo desconcertado. Después de todo lo vivido, le parecía increíble que él aún esperará terminar con su trabajo luego de haber perdido a uno de sus camaradas. Alan ante sus palabras volvió a mirarlo, quizás su rostro estaba demasiado calmo, pero era más que nada porque Abel no había caído, tenerlo sano y salvo, hacía que su estado permaneciera incorruptible, además de que no sabía bien cómo actuar frente a esta situación, pues no se parecía a las anteriores. Hasta ahora, sólo tuvieron que sufrir muertes indirectas, no en primera persona.

Sé que quizás suena irracional iba a dar la misma respuesta de siempre, pero se abstuvo, por esta vez, no quiso responderle.

Tampoco pienses que he pasado por alto lo que has dicho antes dijo bajando la mirada.

Sólo dije lo que sentía. Creo que es normal no tener empatía hacía alguien que te ha hecho tantos males ahora sí empezaba a adquirir una expresión más angustiada, no quería que él se enojara consigo, pero parecía algo casi inevitable. Abel inmediatamente terminó de separarse de él y le dio la espalda, luego empezó a caminar por las viejas escalinatas para seguir adelante, y en lo que lo hacía, le hablaba.

Sueños Bajo el Agua ©¡Lee esta historia GRATIS!