Capítulo 25 | En acción

555 69 43

Narra April

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.


Narra April

Abrí mis ojos con lentitud, parpadeando varias veces. Al sentir mi mejilla fría por estar apoyada en el suelo, me incorporé siendo consciente de mi alrededor.

Me encontraba en un cuarto oscuro, vacío, frío e incómodo.

Toqué una zona de mi frente sintiendo ahí un golpe. Puse una mueca de dolor mientras me ponía de pie con cuidado para no caerme. Me sentía mareada.

Y entonces, recordé todo.

El sueño, el grito, Kara y sus escoltas... Pero sin embargo, no lograba aclarar mis ideas respecto a lo que ocurrió después. No comprendía nada, y el miedo se apoderó tanto de mi mente como de mi corazón.

Mi respiración se volvió agitada mientras buscaba algo, un agujero, una ventanilla, lo que sea para poder hablar con alguien.

Pero no había nada. La puerta apenas tenía nada.

Sentí mi garganta seca, y mis ojos se llenaron de lágrimas. No sabía lo que pasaba, y aquello me aterrorizaba. Me habían asustado por la noche para llevarme, sin darme ninguna explicación coherente.

Y para mejorarlo, pegué un grito por mi pesadilla, con tanta fuerza que hasta a mí me sorprendió. ¿Cómo es que grité así?¿Desde siempre lo hacía o qué?

Al oír unas voces afuera, paré de llorar limpiando mis lágrimas mientras me acercaba a la puerta.

-Vaya chico tan pesado. Ojalá me hubieran asignado a la pelirroja. Esa ni abriría el pico.

-No seas así, Jake. Ponte en su lugar. Además, la "pelirroja" de la que hablas, obviamente no podría hablar. Está inconsciente desde hace horas-la voz de Sean me sobresaltó-De todas maneras, ni falta hace que la vigilaran. Es tan inocente, que no mataría ni una mosca-dijo en tono de burla.

Apreté mi mandíbula con fuerza sintiendo la ira florecer en mi interior.

"Inocente", menudo adjetivo con el que me habían descrito.

Perfecto, pues dejaría de serlo, Sean Hale. Y sufriréis las consecuencias, idiotas.

En cuanto las voces se alejaron de mi puerta, fui tocándola con la mano para ver si tenía algo, lo que fuese para ayudarme. Pero desgraciadamente no tenía nada.

Suspiré intentando relajarme. Si tuviera telepatía, hubiera contactado con Noah. Pero hasta que él me hablara, yo me tendría que quedar de brazos cruzados.

 Pero hasta que él me hablara, yo me tendría que quedar de brazos cruzados

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.
INEFABLE ©Donde viven las historias. Descúbrelo ahora