Capitulo 29: El precio de la "libertad"

1K 66 32
                                    

𝓝𝓪𝓻𝓻𝓪 𝓔𝓻𝓲𝓴𝓪 

Acaba de arrebatarme la poca libertad que me quedaba inerte. Sentí que entraba en mi, invadiendo mi cuerpo como una segunda piel y paralizándome el corazón.

Era demasiada magia oscura concentrada e intente apartarme como pude de Ashkore, pero este me abrazo aun más contra él, soltando finalmente la daga que callo al suelo con un sonido metálico.

Intente abrir los labios para soltar un sonido desgarrador, cuando noté que algo inundaba mi paladar y entraba hacia mi garganta. Una sombra negra emergía de su boca hacia la mía, uniéndonos.

¡No... !

Llorando, suplicaba que acabase el sufrimiento. Ashkore junto nuestros labios con violencia, aumentando notablemente la fuerza de la masa negra que se sumergía en mi, y que literalmente, sentía que ocupaba cada rincón de mi cuerpo.

Separo lentamente nuestras bocas y finalmente todo cesó.

Como consecuencia, caí al suelo como un peso muerto y comencé a toser arañándome la garganta mientras todo mi cuerpo temblaba con pequeños espasmos.

Rápidamente las manos de Ashkore se situaron alrededor de mi cintura para ponerme en pie, pero de un codazo las aparte violentamente:

¡NO ME TOQUES! grité con la voz rota.

Lance a duras penas una mirada de odio, ya que todo a mi alrededor estaba un poco borroso y veía doble.

Sentía que mi cuerpo no era parte de mi, que mi alma estaba encerrada dentro de mi piel la cuál ya no me pertenecía y eso me provocaba una rabia inmensa, al ver como él cada vez me ganaba más terreno y acabaría por derrotarme de una vez por todas.

Pero un sentimiento se mantenía en mi cabeza;

Es lo correcto.

Para derrotarlo tenía que utilizar toda mi fuerza y eso implicaba convertirme en un verdadero dragón. Necesitaba salvar a Eldarya, al Oráculo y sobretodo, por encima de todas las cosas, a Valkyon.

En este momento solo pensaba en que por mucho que yo sufriese, quería salvarlo, me daba igual todo.

Baje la mirada lentamente hacia el suelo de nuevo, pero me sujeto el mentón obligándome a mirarlo, a penas varios centímetros de su rostro.

Desde ahora, levantarme la voz se va a convertir en el menor de tus problemas, Erika. murmuro con una voz profunda y ronca.

Mordí mi labio inferior conteniendo alguna contestación y suspire pesadamente. Acto seguido, volvió a rodearme con sus brazos y no tuve mas remedio que dejar que me cargase hasta el sofá, ya que mis piernas a penas me respondían.

Apoye mi espalda contra el mullido cojín y me encogí de hombros, ya que al estar desnuda me estaba congelando de frío.

Ashkore se dio cuenta de esto, agarro su capa y me enrollo en ella, quedando envuelta en la tela que apestaba a su olor y se quedo mirando fijamente, con el rostro serio.

Fui antiguo miembro de la Guardia años atrás. murmuro, sin apartar la vista ni un solo instante—. Entré en la guardia Obsidiana y tiempo después me ascendieron a jefe.

Con los ojos como platos, le escuche atentamente con el corazón en la palma de la mano.

Fue jefe de la guardia obsidiana antes de Valkyon...

Estúpida Faelienne [ELDARYA] Donde viven las historias. Descúbrelo ahora