Especial Blaver 2

897 53 13

Si eres homofobico, o simplemente no te gusta este genero, pasa de largo que este capítulo no es para ti. Solo pido por favor, si no te gusta, no comentes nada malo.

Advertencias:
★Capítulo largo.
★No se aceptan comentarios ofencivos.
★Presten atención a los pequeños detalles del capítulo, porque dicen cosas que van a pasar en la historia.

Vistazo hacia el futuro


-¿Y por qué se llama Miel?

-Por que estaba pendejo cuando le puse el nombre.

-¿Y por qué el otro se llama Blaver?

-Porque Oliver y yo somos pendejos.

-¿Y por qué...

-Mireia, por favor, tengo que terminar este proyecto-saqué unos minutos mi vista de las hojas y las dirigí hacia ella.

-Eres un aburrido-se subió a mi cama y comenzó a saltar.

-¡Bájate de ahí!-me exalté-Sabes que no puedes saltar.

-Pero...

-Sabes que no puedes.

-Amargado-se quejó-Mejor voy con Antonella-dijo saliendo de mi habitación.

Suspiré y volví a mi proyecto, por suerte lo había empezado con tiempo de sobra y no me faltaba mucho para terminar.

Cuarenta minutos después por fin había terminado el proyecto.
Deje el trabajo en la mesa donde hago mis tarea, me saqué mi ropa y me tiré a mi cama boca abajo, abrazando a Blaver.

Narra Oliver


Cuando entré al cuarto de mi niño, lo encontré dormido sobre el oso que le había regalado hace poco, mientras el otro estaba a su lado. Era tan tierno.

Me acosté sobre él, besando su cuello dulcemente, sentí como le dio un escalofrío pero no despertó.

Seguí besando su cuello, hasta que despertó, y bosteza tiernamente, haciendo un sonidito parecido al de un gatito

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Seguí besando su cuello, hasta que despertó, y bosteza tiernamente, haciendo un sonidito parecido al de un gatito.

-Buenos días-sonrei, acariciando su cintura.

Él se giró como pudo, quedando boca arriba, y rodeó mi cuello con sus brazos, sonriendo, aún estaba medio dormido.

-Hola-sonrió, volviendo a cerrar sus ojos por el sueño que aún tenía.

Reí y me acosté a su lado, atrayendolo hacia mi y haciendolo recostarse en mi pecho, mientras él me rodeaba con sus brazos y yo acariciaba su espalda.

Thomas Sangster, El Padre De Mi Hijo ~Segunda temporada de Dylan O'brien es mi..¡Lee esta historia GRATIS!