Capítulo 20| Planes para el futuro

567 75 21


Dedicado a Damnatiomemoriae09 por descubrir el nombre del futuro personaje (en este capítulo no está)

Cogí el vaso lleno de jugo de naranja, y tomé un trago de él sin dejar de mirar a Noah, quien se encontraba en el mostrador del comedor, pidiendo algo para desayunar

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.


Cogí el vaso lleno de jugo de naranja, y tomé un trago de él sin dejar de mirar a Noah, quien se encontraba en el mostrador del comedor, pidiendo algo para desayunar.

Eran las doce del mediodía, pero aún nos permitían comer. Sólo nos encontrábamos April, Malcom, Noah y yo. Jayden, desgraciadamente no estaba con nosotros. Como dijimos al principio, le iban a pillar. De hecho, ese era el objetivo.

Tras mi grito, Jayden me miró sonriente con sus ojos amarillos brillando con fuerza. Le devolví la sonrisa, y al oír la puerta del cuarto de pruebas abriéndose, le di una última mirada asintiendo con la cabeza, y me giré corriendo en dirección contraria para que no me viesen.

Al reencontrarme con Malcom y April en mi habitación, los tres estábamos con la respiración agitada y los ojos cansados.

-Creo que lo conseguimos-rió Malcom, y April se unió con él.

Yo simplemente esbocé una sonrisa con satisfacción.

Pero el recuerdo de la fuerza de mi grito, no se desvaneció de mi mente.

En cuanto Noah se acercó y se sentó enfrente de mí con un café entre sus manos, dejé mis pensamientos atrás, centrándome en él. Me levanté cogiendo su vaso de café, notando los tres pares de ojos fijándose en mí.

-Reese, ¿Qué haces?-preguntó Noah con la voz tranquila y alzando una ceja observándome con confusión.

-Has estado un día sin comer, vomitando como un poseso, ¿Y quieres tomar café?

-Concuerdo con Reese-habló April-. Traéle una manzanilla con algo de azúcar y ya está-me dijo alzando su ojos color esmeralda hacia mí.

Asentí con la cabeza, y Noah bajó su mirada hacia sus manos entrelazadas. Por suerte no dijo nada al respecto.

Me giré en dirección al mostrador. La camarera me miró con atención mientras hacía mi pedido. Era muy extraño hablar con una mujer robot en pantalla, pero igualmente ya me encontraba acostumbrada.

Tras tener la taza de manzanilla, me acerqué a mis amigos y me senté dejando la taza enfrente de Noah. Éste me sonrió con debilidad como una señal de agradecimiento.

-Me gustaría que me contaráis con detalle como fue todo-dijo el castaño mirando fijamente su taza.

Malcom carraspeó sonriente.

-Pues encontré un cable en el techo...

-Muy raro por cierto-le cortó April.

-Y lancé una corriente eléctrica en su dirección para que se estropeara el resto de cables conectados a ese cuarto-continuó ignorando a la pelirroja.

INEFABLE ©Donde viven las historias. Descúbrelo ahora