Último Maratón: 2/? Madre.

184 12 2

Es un hecho innegable que la familia es el mayor apoyo que te puede brindar la vida, sin ella estas jodido. Es como ser un pez en tierra firme, hay oxigeno pero no agua y de a poco nos vamos muriendo, aunque si a ese pez le pusiera algún artefacto, como un casco con agua, así como en Bob esponja, su vida sería más prolongada.

Ese era el modo en el que me sentía.

Me habían puesto un casco con agua, pero en mi interior, sabia que algo faltaba.

Quizás había sido el repentino shock de todas las cosas que estaban pasando o quizás era una pequeña dosis de arrepentimiento que había estado guardando en mi interior. Y aunque estaban pasando muchas cosas al mismo tiempo, estaba segura de lo que debía hacer aunque eso conllevará catastróficas consecuencias.

  ⭐♦⭐♦⭐♦⭐  

Pasaron semanas hasta que pude levantarme a estirar las piernas y sentir el frío pegar directamente en mi rostro y aunque iba a extrañar el servicio a mi cuarto, debía de hacer un par de cosas por mi misma.

Y eso incluía el servicio de Jasper.

Andar en muletas era un jodido problema, pero era bastante conveniente para no estresarme en cama con las miles de historias que montaba mi mente en su tiempo libre.

Considerando mi simple torpeza transmitida de generación en generación, solía llamar a los taxis Cullen para que me ayudaran a bajar. Y aunque me encantaba el servicio decidí ser un poco más autónoma por el momento y bajar por mis propios medios. Con dos muletas sujetas por mi brazo fue verdaderamente problemático y con algo de trabajo logre bajar aunque eso significo, bajar sentadita por las escaleras. 

Cruce los pasillos hasta llegar a la pequeña salita en donde tenían un piano y aunque esperaba encontrarme con alguno de mis amigos draculas, no vi a nadie más que al chihuahua que tenia como amigo.

-Pudiste sola.

-He dejado mi dignidad allí. - su ceja se alzo y me miró interrogante - no preguntes Jake, no preguntes.

Una carcajada llego hasta mis oídos y con vergüenza me acomode en la punta del sillón.

-Seth vendrá por la tarde, quiere que vayas a su casa.

-No iré.

-¿Porque? ¿Se han peleado? - su cara interrogante era como la de un niño descubriendo el mundo, aunque si se me escapaba algo lo iba a arruinar y nadie quería eso.

-Necesito hacer algo importante.

-¿Que cosa? - y mientras decía eso, juraba que veía su cola moverse de un lado para otro, quizás mi mente si había tomado poder en estas semanas.

-Es un secreto.

Me miró interrogante, aunque no dijo nada. Supuse que entendía mi ánimo de no decir nada a nadie o por lo menos no a él. Porque en cierta medida ahora guardaba muchos más secretos con Jake, en cambio era capaz de decirle a Jasper que ropa interior usaba.

Y hablando del rey de Roma.

Le pegaba el sol a la cara, así que por mucho que tratara de evitar, él brillaba y Emmet que venía a su lado, no era la excepción a ese rasgo tan particular de los vampiros. Sentí un movimiento en mi cintura y luego fui dejada hasta el fondo del sillón.

-Sabemos que te gusta sentarte en la punta, pero hace mal con el tiempo- Dijo Emmet en un tono pícaro.

- Cierra la boca Emmet.

-¿Que haces abajo? Deberías estar en cama.

-Jas, Carlisle ya me dio de alta, mis costillas ya están bien. Solo falta mi bota de yeso.

Tú Eres Todo Para Mí (Seth) *Editando*¡Lee esta historia GRATIS!