XXIII: Time for the Horrible Truth

Comenzar desde el principio

-¡Yo quiero! –Gritaron Wookie y Ji al unisonó.

Leo los miró enojado y ellos se callaron de golpe, mi padre rió y luego fue a buscar el helado a la cocina, mi familia era la más peculiar de todas sin duda.

Luego de dos meses la escuela terminó, mi padre había logrado vender la casa a un precio bastante adecuado y encontró una pequeña casa cerca de la nuestra; la casa no era muy grande pero era perfecta para él y para mi futuro hermanito pues contaba con tres habitaciones en la parte de arriba además de un baño completo en la habitación principal y otro en la parte de abajo donde también había una pequeña cocina, una sala de estar y un comedor pequeño. Tenía un jardín en la parte trasera donde mi padre colocó un columpio.

Nuestra mudanza también comenzó, llevamos todas nuestras cosas a nuestra nueva casa que más bien parecía un palacio pues contaba con una cocina grande, una sala de estar con una gran televisión, teatro en casa y televisión por cable en cada una de las televisiones de la casa, había también tres baños repartidos por la casa además de uno en cada habitación, tres habitaciones de huéspedes y una habitación principal enorme con dos camas grandes, la casa contaba también con un estudio para cada uno de nosotros pues todos lo necesitábamos. Había una piscina en el jardín trasero además de un pequeño bar, al frente de la casa había dos árboles frutales y un garage al que le cabían siete automóviles.

La casa donde antes vivía Ji y que luego se convirtió en nuestro punto de venta de drogas, ahora era donde TaeYang vivía pues él demostró no ser tan mala persona después de todo y se convirtió en nuestra mano derecha al momento de hacer negocios.

Durante la primera noche en aquel lugar que ahora era nuestro hogar Ji y yo decidimos que era hora de contarles la verdad a Wookie y a Leo, ya que el jefe nos estaba ofreciendo buenos puestos en el negocio y no podíamos rechazarlos, él nos había dado su confianza y esa era nuestra forma de agradecerle.

Decidimos hacer una pequeña cena en celebración de nuestra nueva casa, luego de comer nos dedicamos a jugar videojuegos por un largo rato hasta que mi pequeño Wookie se molestó pues Leo siempre le ganaba las rondas.

-Soo y yo tenemos que hablar con ustedes bonitos, vamos a mi estudio –dijo Ji en tono serio.

El león y el jirafito nos acompañaron y se sentaron frente a nosotros.

-Nosotros vamos a hablar primero y sólo hasta que terminemos ustedes podrán hablar ¿De acuerdo? –Dijo Ji en tono serio.

Los chicos asintieron de modo que ahora fui yo el que comenzó a hablar.

-Tal vez ustedes piensan que me conocen pero no lo hacen, a pesar de que hace un par de años me declararon inocente de aquellos homicidios de la bahía, debo confesar que en realidad yo sí soy el autor de aquellos crímenes, mi hermano se suicidó porque no soportó la presión de saber mi secreto, el único que lo sabía además de mi hermano es Ji ya que él me descubrió cuando asesiné a los chicos que habían molestado a mi hermano en la escuela. No quise decírselos porque ustedes no tenían porque saberlo, ese era mi asunto y en definitiva no quería verlos involucrados; menos a ti mi jirafito, les pido una disculpa por hablar hasta este momento pero ahora sé que puedo confiar en ustedes –dije mirando fijamente a mis novios quienes no hacían ningún tipo de expresión lo cual me preocupó un poco.

-Ahora es mi turno de hablar, para ustedes no es un secreto que vengo de una familia adinerada, les conté mi historia cuando comenzamos con la relación pero habrán notado que desde la desaparición de mi primo perece que tengo aún más dinero y la razón es muy sencilla, mi primo SeungHyun se dedicaba a la venta de drogas; en especial de cocaína y marihuana, él antes de morir firmó un papel en donde me cedía sus zonas de venta y todo su poder, su jefe vino a verme y me puso a prueba, se dio cuenta de que yo servía para el negocio y me hizo parte, con el tiempo me hice socio al igual que Soo; ya que una vez más él es el único que sabía de todo esto. La razón por la que les decimos todo es porque ahora el jefe quiere contratarlos a ustedes para este ramo, a Leo como abogado del bufet y a Wookie como administrador de la nueva zona de ventas al oriente –Ji explicaba todo aquello y los chicos seguían callados; eso comenzaba a estresarme.

Behind the Eyes of a ManiacDonde viven las historias. Descúbrelo ahora