XXIII: Time for the Horrible Truth

8 2 1


Luego de que me dieran el veredicto pasaron varios meses para que mi padre volviera a ser el mismo de antes, pero luego de ir a terapia por un par de semanas todo parecía estar normal en casa por lo que yo estaba bien en ese aspecto.

Regresé a clases después de todo ese espectáculo del juicio, ahora todos me miraban como si tuviera dos cabezas o algo por el estilo, sabía que todos querían saber detalles de mi juicio pero nadie se atrevía a preguntar por miedo tal vez.

El tiempo pasó más rápido de lo que todos pensábamos y ahora faltaban solo dos meses para que todos nosotros termináramos la universidad y nos graduáramos; eso significaba que era hora de que yo me fuera de mi casa y debía hablarlo con mi padre.

En los últimos dos años mi vida había cambiado bastante pues mi padre pasaba más tiempo en casa debido a que había encontrado un trabajo en donde le pagaban mejor que en sus anteriores trabajos combinados; el único inconveniente era que estaba algo lejos. Un día mientras los chicos estaban en casa y nos encontrábamos viendo televisión en la sala decidimos hablar con papá acerca del futuro y de nuestros planes.

-¿Aún sigues pensando en vender la casa papá? –Pregunté mientras jugaba con el cabello de Wookie quien tenía su cabeza en mis muslos.

-Sí, sigo pensando en vender la casa, ahora que tú te vas no servirá de nada.

-¿Qué planes tienes luego de que yo me vaya y vendas la casa papá?

-Pienso comprar un apartamento cerca de tu casa, lo siento pero no te desharás de mi tan fácil pequeño –dijo mi padre provocando que mis novios rieran.

-Eso sería muy bueno papá, yo si quiero que vivas cerca de nosotros –dijo Ji refiriéndose a mi padre; el señor Do YunHo les había pedido a los chicos que lo llamaran así.

-Si Ji quiere entonces así será –dijo mi padre riendo por lo bajo-, tengo otra noticia que darles pequeños.

-¿Qué es? Dinos –dijo Wookie emocionado.

-Ahora que ustedes se vayan sólo nos veremos un par de días a la semana y todas esas cosas en las que no quiero pensar por ahora, pero bueno, me quedaré solo y no creo soportar eso así que he estado visitando cierto lugar de adopción –dijo mi padre sonriendo.

-¿Adoptaras una mascota papá? –Preguntó Ji en tono burlón.

-No, chicos les aviso que estoy pensando seriamente en adoptar a un pequeño, de hecho tengo algunas fotografías de él –dijo mientras nos enseñaba la fotografía del pequeño.

-¡Es hermoso! ¿Qué edad tiene? ¿Cómo se llama? –Dijo Wookie mirando encantado al pequeño.

-Su nombre es SeungKwan, va a cumplir un año en tres meses, me recuerda a mi pequeño Kyu cuando era un bebé –dijo mi padre con la voz quebrada, noté como Leo miraba con mucha curiosidad las fotografías de aquel pequeño, una pequeña sonrisa se formó en sus labios.

-No llores, serás un excelente padre –dijo Leo levantándose y abrazando a mi padre.

-Gracias pequeño ¿Qué dicen chicos, les gusta la idea de que adopte a un niño?

-Claro que sí papá, si eso te hace feliz entonces adopta a ese pequeño –dije sonriendo.

-Y si quieres que alguien se haga cargo de él puedo conseguirte a la mejor niñera de todas –dijo Ji desde su lugar.

-Gracias Ji, eso sería muy amable de tu parte pequeño, ahora ¿Quién quiere helado? –Dijo mi padre como si fuéramos niños de diez años.

Behind the Eyes of a ManiacDonde viven las historias. Descúbrelo ahora