XXII: The Day When It All Fell Apart pt. III

Comenzar desde el principio

**** 13 de Noviembre, 06:40 p.m., auto de Victoria ****

En cuanto Kyu me dijo que tenía que llevar este sobre a la policía supe que no había tiempo que perder, lo tomé y corrí a mi auto, en ese momento me dirigía hasta la estación de policía.

Cuando llegué ahí fui directamente a donde estaba una señorita detrás de un escritorio.

-Tiene que ayudarme señorita, vengo a dar información del asesino de la bahía –dije entre llanto y desesperación.

-Señorita, por favor tranquilícese y hable despacio.

-No puedo controlarme, por favor debe atraparlo –dije dándole la nota.

-¿A quién? ¿Se siente bien señorita?

-Estoy bien, solo atrápelo.

­Ella tomó la nota y yo salí de ese lugar lo más rápido que pude, tenía que llegar a casa, no podía seguir más con todo esto, se lo había prometido a mi Kyu pero no podía más; sin él no tenía sentido seguir viva.

**** 13 de Noviembre, 07:01 p.m., casa de Victoria ****

Cuando llegué a casa de Victoria me coloqué mis guantes de látex y mis protectores de zapatos, preparé todo aquello para mi último asesinato; era algo arriesgado pero no podía dejar que aquella idiota arruinara mi plan perfecto; si tanto amaba a mi hermano se reuniría con él.

Preparé mi jeringa, una libreta, un bolígrafo y uno de mis cuchillos favoritos.

Ahora que tenía todo preparado era cuestión de esperar a que ella cruzara por esa puerta para que todo comenzara. No tuve que esperar mucho para que eso ocurriera pues a las 07:20 p.m. ella aparcó frente a la casa.

Mientras esperaba a que la novia de mi hermano llegara a casa recibí un mensaje de Ji diciéndome que esa idiota había salido de la casa con algo en las manos; casi pude adivinar que se trataba de una nota para la policía.

Cuando ella abrió la puerta la atrapé por la espalda y le clavé la jeringa en el cuello; usé menos cantidad de tranquilizante pues sólo quería que durmiera por unos cuantos minutos. Tomé su cuerpo y lo coloqué en una silla, até sus pies a las patas y una de sus manos, la amordacé y minutos después ella despertó.

-Hola ¿Creíste que no volverías a verme Victoria? –Dije mientras la veía tratar de zafarse del amarre con la mano que tenía libre, decidí quitarle la mordaza.

-¿Qué quieres de mí? ¿No te bastó con hacer que Kyu se suicidara? Eres un maldito asesino KyungSoo –dijo ella mirándome a los ojos; me sorprendió que no tratara de gritar.

-Es bueno que lo preguntes porque si quiero algo de ti.

-¿Me vas a matar como lo hiciste con esas personas? No te tengo miedo enano.

-Haces bien en no tenerme miedo pero antes de que esto avance necesito que escribas algo en ese papel, ¿Puedes hacerlo?

-Prefiero que me mates de la manera más horrible de todas antes de ayudarte a escapar de la policía.

-¿Entregaste la nota? Buena niña, justo como los perritos, haces todo lo que se te pide ¿Quieres una croqueta?

-Púdrete imbécil, anda, mátame ahora.

-Claro que te voy a matar Victoria pero antes necesito que escribas la nota.

-No lo haré.

Behind the Eyes of a ManiacDonde viven las historias. Descúbrelo ahora