XV: Teamwork for Killing the Dealer pt. I

10 3 1

"Bloody Lovers"


[...] Antes de que el receso de dos horas se terminara vimos llegar a Ji y a Leo, el león se acercó a nosotros pero Ji no pudo hacerlo pues él era testigo en el siguiente caso y no podíamos hablar antes del juicio por lo que sólo lo vimos pasar.

Yo sabía que Ji se había asegurado de decirle a Leo que no creyera nada de lo que él iba a decir durante el interrogatorio pues aquello sería todo teatro para armar la coartada de una mejor manera.

Luego de un rato de platicar era momento de seguir con todo ese espectáculo, sólo nos faltaba un caso por revisar y luego vendría el veredicto del jurado; y si todo iba como lo habíamos planeado aquel veredicto sin duda sería el evento del siglo.

Cuando regresamos a la sala mi padre tomó asiento en la audiencia y yo junto a mi abogado; que me dijo a grandes rasgos qué era lo que revisaríamos del caso pero yo sabía que el resultado de éste caso en particular no dependía de mí sino de mi pequeño JiYong.

Una vez más el juez entró a la sala y tomó asiento, luego tomó un folder que tenía junto a su escritorio y habló.

-Es hora de continuar con el último caso en contra del señor Do KyungSoo, la fiscalía tiene la palabra -dijo el tipo de toga dirigiéndose a los abogados a mi derecha.

-La fiscalía llama al estrado al señor Do KyungSoo -dijo Park mientras se levantaba con un folder en las manos-. Señor Do, ¿Cómo conoció usted al joven Choi SeungHyun?

-Él era el primo de mi amigo Kwon JiYong, la única vez que lo vi fue la noche de la pijamada -respondí tranquilamente.

-¿Alguna vez habló usted con él?

-Nunca, él y yo nunca sostuvimos alguna conversación, de hecho apenas conocía su nombre -respondí haciéndome el desentendido.

-Eso me lleva a la siguiente pregunta señor Do, ¿Qué estaba usted haciendo el día 18 de Agosto de hace un año a las once de la noche aproximadamente?

**** Flashback ****

Habían pasado un par de semanas desde que me había encargado de ese idiota de YeSung y al menos en la escuela todo marchaba bien, si bien el ambiente seguía un poco tenso no podía quejarme pues ya me había encargado de los idiotas que se lo merecían.

En casa era donde las cosas comenzaban a ponerse difíciles pues luego de que mi hermano habló conmigo y me dijo que ya no podía seguir ayudándome yo creí que sus pesadillas y su ansiedad disminuirían un poco pero en lugar de eso, se pusieron peor. Una tarde cuando yo estaba regresando de casa de Wookie descubrí algo sobre mi hermano que no supe de qué manera procesar.

Esa tarde llegué y mi hermano estaba en su habitación, corrí escaleras arriba cuando lo escuché gritar, cuando entré lo vi en posición fetal sobre su cama empapado en sudor.

-Kyu, ¿Estás bien? -Pregunté un poco preocupado; esta vez fue real.

-Yo... estoy... no Soo, no estoy bien -respondió mi hermano tomándose el cabello con ambas manos.

-¿Qué es todo esto? ¿Para que necesitas tantos frascos de pastillas? -Pregunté al notar la mesita de noche de mi hermano llena de medicamentos.

-Son... son para la ansiedad y las de ese frasco azul son para poder dormir, no te preocupes pequeño, estoy bien.

-¿Me estás jodiendo KyuHyun? Tú no estás bien ¿Desde cuándo tomas tantas pastillas? Creí que me tenías confianza -dije fingiendo mi llanto; eso siempre funcionaba con Kyu.

Behind the Eyes of a ManiacDonde viven las historias. Descúbrelo ahora