XIII: Orange Haired Quiet Psycho pt. I

Comenzar desde el principio

-¿Eso es droga SeungHyun? No te metas en eso por favor –dije preocupado.

-No te preocupes Ji, esto nos dará dinero y te compraré todo lo que quieras, te llevaré a viajar por todo el mundo mi hermoso, ya lo verás –dijo mi primo emocionado.

Yo lo dejé pasar porque a pesar de todo yo confiaba en él, además no quería decirle nada a mi tía pues no quería que ella se preocupara por nada.

A pesar de que SeungHyun y yo teníamos una relación bonita al principio, cuando comenzó a juntarse con aquellos chicos él cambió totalmente conmigo, ahora me trataba mal, me tomaba fuerte de los brazos y cuando no hacía lo que él quería me quemaba con cigarrillos dejándome marcas que aún hoy en día se notan un poco.

El tiempo pasó y cuando cumplí quince años todos los pensamientos y actitudes que mi padre se esforzó mucho por controlar regresaron y más acentuados que antes, todo a causa del comportamiento de SeungHyun hacía mí, pues la única manera de sobre llevar sus maltratos fue hacerle daño a otros.

Desarrollé cierta fijación por hacerles daño a animales pequeños como ardillas, aves y algunas veces gatos, un día navegando en internet me topé con esta maravillosa actividad que era la preservación de animales dentro de jarras con fórmula, de inmediato pensé que esa sería una idea genial pues no debería deshacerme de los animales muertos, en cambio podría tenerlos en anaqueles como si fueran trofeos.

Mi nuevo pasatiempo era aterrador a ojos de mis tíos y de mi primo pero poco a poco mi tía comenzó a verlo como algo normal, se acostumbró a verme rodeado de animales muertos e incluso hice uno para ella cuando una de las aves que tenía de mascota murió a causa del frío.

Tiempo después la relación que tenía con mi primo se hizo más complicada pues aunque él me trataba como a una maldita basura yo seguía teniendo esa estúpida necesidad de tener su atención por lo que hacía todo lo que él me pedía. Él comenzó a ganar mucho dinero con la distribución y venta de drogas y en varias ocasiones me compraba cosas costosas como anillos, collares, ropa y zapatos.

Cuando mi primo se fue de la casa para empezar la universidad me hizo jurarle que cuando fuera mi turno de irme de casa iría a vivir con él; estúpidamente acepté y para que todo aquello no se viera tan obvio a ojos de mi tía, cuando yo tenía que entrar a la universidad mi primo inventó la excusa de que no tenía dinero para pagar la renta de la casa, por lo que mi tía me pidió que me fuera a vivir con él y así lo hice.

Cuando me mudé con SeungHyun noté que aquella casa era el punto de reunión de sus clientes y proveedores pues había muchas latas de cerveza en el suelo así como cajetillas de cigarrillos y droga.

Desde que puse un pie dentro de la casa que ahora también sería "mi hogar" mi primo se levantó del sillón y me tomó de los hombros.

-Por fin estás aquí hermoso, ven te voy a presentar a mis amigos –dijo SeungHyun llevándome casi a rastras y me presentó a sus idiotas amigos.

Luego de eso me pidió que me sentara en sus piernas, me destapó una lata de cerveza que yo tomé pero ni siquiera la probé; no me gustaba el alcohol. Mientras estaba sentado noté la mirada de uno de los amigos de SeungHyun sobre mí, levanté la vista y vi a un tipo llamado TaeYang mirándome insistentemente, en seguida mi primo también lo notó.

-¿Te gusta lo que ves TaeYang? –Dijo mi primo encendiendo un cigarrillo ante mi sorpresa.

-Claro que sí, ¡Joder, tu primo es una hermosura, tiene el cuerpo perfecto para ser una chica y eso me gusta! –Dijo el idiota desde el otro sillón.

-Entonces él te atenderá desde hoy –dijo mi primo tomando mi hombro–, ve JiYong, siéntate junto a TaeYang.

-¿Es una broma verdad? No quiero que él me toque, no quiero acercarme a él SeungHyun, por favor –dije casi suplicándole a mi primo para que no hiciera eso, ¿Acaso me estaba pidiendo que me prostituyera? ¿Acaso yo estaba aceptando?

Behind the Eyes of a ManiacDonde viven las historias. Descúbrelo ahora