XIII: Orange Haired Quiet Psycho pt. I

12 2 1


Mi nombre es Kwon JiYong, tengo veintiún años y actualmente estoy cursando mi último año de universidad de la carrera de administración en una universidad que está cerca de la casa que comparto con mi primo: Choi SeungHyun.

Muchos pueden decir que nací teniéndolo todo y que no podía quejarme de nada y tal vez tienen razón pues mi padre era dueño de una cadena de supermercados mientras que mi madre era una arquitecta muy prestigiada de modo que mi familia tenía dinero. Vivíamos en una casa enorme con una gran piscina en el patio trasero, mis padres siempre me dieron lo que yo les pedía pero más que todo, ellos me daban mucho amor y afecto.

Cuando tenía once años sucedió algo que cambió mi vida por completo, mis padres murieron en un accidente aéreo cuando el avión en el que viajaban desde China se estrelló al aterrizar y aunque yo era muy pequeño para entender toda la situación sólo entendí que desde ese día me había quedado solo.

A causa de la muerte de mis padres me volví un niño callado y tímido, no me gustaba ir a fiestas de otros niños ni relacionarme con las personas, siempre preferí estar solo, metido en mi mundo.

De acuerdo con el testamento de mis padres, en caso de que a ellos les sucediera algo antes de que yo cumpliera dieciocho años mi tía se encargaría de mí y el abogado de confianza de mi padre sería el encargado de manejar los asuntos legales, yo tendría una mensualidad para cubrir mis necesidades y cuando cumpliera veintiún años debería hacerme cargo de las empresas familiares por lo que debía elegir entre estudiar administración o arquitectura; elegí administración.

Meses después el abogado de mis padres me dijo que desde ese día mi tía; la hermana de mí padre, se haría cargo de mí hasta que tuviera dieciocho años así que me fui a vivir con ella, su esposo y su hijo: SeungHyun quien era un año más grande que yo.

Estar en esa nueva casa no me incomodaba pues mis tíos eran buenas personas, se preocupaban por mí y me daban mucho amor y apoyo pero desde que llegué noté que mi primo me miraba insistentemente, a cada momento tenía su mirada fija en mí pero eso no me incomodaba pues cuando nuestras miradas se encontraban él me sonreía de manera tierna provocando que sintiera cosquillas en mi estomago.

Un día mientras jugábamos a tener una pelea de almohadas mi primo cayó sobre mí, nuestras caras estaban a centímetros de distancia, antes de que pudiera pararme o hacer otra cosa SeungHyun se acercó a mí y me dio un beso, fue un beso lento y algo rápido; yo no lo sabía pero ese fue el comienzo de mi infierno.

Conforme fuimos creciendo esos besos entre mi primo y yo se fueron convirtiendo en caricias más parecidas a las de una pareja, pronto esos besos y esas caricias nos llevaron a tener relaciones sexuales; mi primera vez fue con mi primo cuando yo apenas tenía trece años y eso se repetía cada vez que teníamos la oportunidad.

Mi relación con mi primo se convirtió en una relación de pareja, nunca se lo dijimos a mi tía pues era obvio que ella se opondría. Sin darme cuenta poco a poco me estaba acostumbrando a mi primo, a sus besos y sus caricias, antes de que pudiera darme cuenta él se estaba convirtiendo en una adicción para mí.

En la escuela para nadie era un secreto que SeungHyun y yo teníamos algo más que una relación de primos y a nadie parecía importarle. Todo se volvió complicado cuando mi primo cumplió quince años y comenzó a juntarse con un grupo de chicos de la escuela que no eran buenas personas pues ellos bebían alcohol y fumaban muchos cigarrillos, yo le decía a SeungHyun que no me gustaba que se juntara con ellos pero él lograba convencerme de que él tenía todo controlado.

Pronto mi primo se convirtió en distribuidor de drogas, eso lo supe porque un día mientras regresábamos de la escuela él buscaba algo en su mochila y una bolsa con marihuana cayó de dentro.

Behind the Eyes of a ManiacDonde viven las historias. Descúbrelo ahora