VII: A Deadly Bet pt. I

17 2 1



Luego de dos días de estar en casa pude notar que mi padre pasaba de estar un poco alterado a calmarse un poco, yo trataba de convencerlo de que todo saldría bien al final, él decía que sólo estaría bien cuando aquel tribunal me declarara inocente y se resolviera el asunto de aquellas notas que él aún se reusaba a aceptar.

Por la mañana me desperté temprano, me duché y preparé el desayuno para mi padre y para mí. Mi padre se despertó un poco mejor, pude ver que al menos esa noche pudo dormir pues ya no se notaban las ojeras tan marcadas debajo de sus ojos como hasta hace unos días.

Cuando terminamos de desayunar nos dirigimos al tribunal; había un montón de periodistas afuera, parecía que mientras más pasaban los días mi juicio se volvía más y más popular, luego de que pudiéramos entrar al atravesar ese mar de gente mi abogado: Choi SiWon se acercó a mí y me dijo que debíamos ser cuidadosos de aquel caso pues una vez más se trataba de un homicidio múltiple que dejó a dos víctimas diferentes pero yo no estaba preocupado, esos abogados no podían contra mí.

Entramos a la sala y cuando el juez apareció, el juicio retomó su rumbo.

-Estamos todos aquí para continuar con el caso del Estado en contra del señor KyungSoo, ésta vez revisaremos el caso de las víctimas número nueve y diez: el joven Lee TaeMin y el joven Kim JongIn –dijo el juez mientras tomaba un par de folders de su mesa-. La fiscalía puede comenzar con el interrogatorio al acusado.

-La fiscalía llama al estrado al señor Do KyungSoo –dijo Park tomando también un par de folders de su mesa mientras yo me acercaba al estrado de manera tranquila.

-Señor Do ¿Podría decirle a los presentes cuál era su relación con los jóvenes Lee y Kim?

-Kim JongIn era uno de mis compañeros de salón, Lee TaeMin era uno de sus amigos –respondí levantando los hombros, por dentro estaba emocionado de que ellos revisaran ese caso pues era el que más me enorgullecía.

-¿Su única relación con ellos era en la escuela?

-Sí, ellos no eran mis amigos ni nada parecido, entablé algunas conversaciones con Kim JongIn pero todas fueron relacionadas con la escuela.

-¿Nunca habló con el joven Lee?

-No, solía encontrarlo en la cafetería o cuando él iba a mi salón a buscar a JongIn –respondí haciendo énfasis en mi primera palabra

-Ellos eran parte del grupo del joven Byun BaekHyun ¿Alguna vez los jóvenes Kim y Lee lo molestaron en la escuela? –Preguntó Park tratando de provocarme.

-Ambos eran de los que se reían de lo que Byun me hacía, ellos nunca me dijeron algo malo o me golpearon –respondí esquivando por completo su bala, él no ganaría.

-Eso me lleva a mi siguiente pregunta, señor Do ¿Qué estaba haciendo usted entre los días 12 y 14 de Enero de hace un año aproximadamente?

**** Flashback ****

Las semanas pasaron y después de la muerte de Ken, obviamente mi castaño y yo nos encargábamos de calmar a Leo; quien desde su desaparición no paraba de preocuparse por él, aunque yo sabía que Ken estaba muerto le daba falsas esperanzas a Leo diciéndole que pronto lo encontrarían.

También pude notar que Kai aún seguía acosándome, pero ahora lo hacía con mucha más frecuencia, no sabía qué hacer pues no sabía si Kai estaba interesado en mí o no y por otra parte no quería lastimar los sentimientos de mi castaño.

Behind the Eyes of a ManiacDonde viven las historias. Descúbrelo ahora