No sabía qué hora era, solo veía como el sol entraba por la ventana de la habitación, me senté con dificultad en la cama, busque mi bolso con la mirada y lo encontré en uno de los sofás para las visitas, suspire, me tendría que levantar. A diferencia de ayer me sentía mucho mejor y con más fuerza, la espalda me seguía doliendo, pero era normal en mi estado. Mis pies tocaron las frías baldosas y me moví por la habitación, me tuve que deshacer de algunos cables que me incomodaban. Llegue hasta el sofá, tome mi bolso y me senté en el mismo, desbloque mi teléfono revisando lo típico, no tenía muchas redes sociales, solo Facebook y Whatsapp y para ser sincera no los utilizaba mucho, Instagram no era para mí, el hecho de subir fotos de ti misma a una red social no me motiva para nada, por el hecho de que la falta de glóbulos blancos en mi sangre no solo afectaba mi interior si no que mi exterior también, era muy pálida y por las malas noches de sueños solía tener ojeras azuladas, nada lindo, además que era muy escuálida, las quimioterapias no ayudan mucho a la hora de subir de peso, más que nada, solo bajabas. Tan así que se podría decir que tenía un problema grabe de peso, los huesos se marcaban en mi piel y lograban verse casi como si estuviera golpeada, como dije antes, nada lindo. Así que las fotos no eran lo mío para nada. Ingrese a mi Facebook y pude notar que tenía una nueva solicitud de amistad, no pude evitar la sonrisa que se me coló por los labios cuando leí su nombre a través de la pantalla.

"Louis Tomlinson te ha enviado una solicitud de amistad"

Lo acepte, qué más da, después de todo intentaría ser su amiga. Ingrese a su perfil, tenía curiosidad por su vida. Estaba lleno de fotos con diferentes personas, había una en donde salía con cuatro chicas, una rubia preciosa, con unos ojos de infarto, una morena alta y dos gemelas mucho menores que las dos primeras, en la descripción se leí; "con algunas de mis chicas", Dios este chico sí que tiene un gran ego, me reí, los comentarios eran varios y en las etiquetas de la foto salían los nombres de las chicas, volví a reír, todas se apellidaban "Tomlinson" todas eran sus hermanas. Seguí corriendo las fotos y me encontré con otras más, donde salía con un grupo de chicos y chicas en una piscina, se notaba que era alguien que tenía muchos amigos, sobre todo porque no paraba de hablar. Sonreí, tal vez Louis me ayudaría a tener más amigos.

Volví a mi perfil, revise las pocas y viejas fotos que tenía, algunas con mis ex compañeras de colegio, o en los tiempos en los que fui bailarina, videos y cosas así. Nada comparado a la vida que mantengo ahora. La puerta de la habitación se abrió y por ella entraron mis papás, una enfermara y el doctor. No sé cuál de los cuatro estaba más preocupado por el hecho de que no estaba en mi camilla.

-Dios mío, la hija que tengo- se quejó mamá mientras se acercaba a mí y me tendía entre sus brazos.

-yo también te extrañe ma'- conteste rodando los ojos.

-me puedes explicar por qué no estás en la camilla- se quejó esta vez papá-

-desperté hace un rato y digamos que estar acostada por más de doce horas no es lo más fantástico de la vida- rodé los ojos- además mi teléfono estaba aquí, quería distraerme un rato- me encogí de hombros mientras en doctor sonreía y negaba.

-déjenla, es una adolecente, no viven sin esos aparatos- sonrió el doctor-

-es verdad- contesto la enfermera- mi hijo es igual, antes muerto que soltar su celular- bufo.

Yo me limite a sonreír con inocencia.

-bueno Stella- sonrió el doctor- tenemos los resultados, ya los revise en mi oficina con tus padres- comento mientras movía el sobre de color beige.

-que dicen- consulte curiosa-

-solo fue un efecto colateral de las quimioterapias- contesto mamá antes que el doctor-

Mi Enfermedad L.T ♡en corrección♡ ¡Lee esta historia GRATIS!