-Louis-

Se dice por ahí que el amor a primera vista es el encuentro de dos almas que se habían amado en otra vida, pero por diferentes situaciones no se pudo concretar su amor. Personalmente el amor a primera vista suena muy cuento de Romeo y Julieta, además mis experiencias en relaciones me han llevado a pensar que el amor solo es un cuento más, una ilusión creada por nosotros mismos con el fin de olvidarnos del sufrimiento que te impone la vida, casi se convierte en un refugio para ocultar la realidad.

Pero por una extraña razón el día en que por fin conocí a la famosa Stella Blake todo cambio. Seré exagerado tal vez, pero digamos que fue el momento justo. Nunca suelo ir al hospital en el que trabaja mi padre, ya que no me gustan, me recuerdan a la perdida más grande y dolorosa que he tenido en mi joven vida, así que por estas razones trato de evitarlos. Pero a papá se le había quedado su almuerzo y como hermano mayor era mi responsabilidad llevarlo, fue coincidencia que justo yo pasara por ese pasillo cuando la vi, era preciosa pero se notaba que no se sentía tan bien, comencé a acercarme para brindarle ayuda, pero de un segundo a otro se desplomo. Cuando vi sus ojos, antes de que ella perdiera el conocimiento supe que tal vez, solo tal vez, había estado equivocado toda mi vida.

***

-Stella-

Cuando entramos a la consulta Lena ya estaba acostada en la camilla, Louis empujaba cuidadosamente la silla –y que pensar que hace unos minutos andaba como loco con la silla- mire a mi hermana y se veía demasiado feliz. Cuando estuvimos todos listos el Doctor comenzó a aplicarle el gel para poder ver en el ultrasonido a mi sobrina. Lena solía ser muy expresiva así que supuse que el gel estaba algo helado por la cara que ella ponía.

-Bueno comencemos- sonrió el doctor mientras con el aparato empezaba a pasar por encima de su pancita. Las imágenes se comenzaban a proyectar en el aparato y pude ver como los ojos de Helena se ponían llorosos, como dije, Lena es muy expresiva.

Era demasiado pequeñita, el doctor nos comenzó a explicar las imágenes que se proyectaban, como por donde estaban sus brazos, cuál era su cabecita y más.

-y tienes pensado en un nombre- consulto el doctor a Lena, mientras colocaba los sonidos de su corazón. A este punto Helena lloraba a moco tendido.

-sí, tengo un nombre pensado- yo la observe curiosa, es cierto que yo quería colocar el nombre de la pequeña bebe de mi hermana, pero ella solía decir que cuando yo tuviera mis propios hijos (algo imposible debo agregar) les pondría los nombres que quisiera- se llamara Brook-

-no te creo- chille y con la poca fuerza que tenía me pare y la abrace- Dios esto es fantástico- reí-

-más te vale ser una buena tía- bromee Lena quitándose las lágrimas.

-bromeas, seré la mejor- solté- nos divertiremos tanto ya verás- sonreí y volví a sentarme en la silla con ayuda de Louis que por extrañas razones había estado muy callado-

-bueno-nos sonrió el doctor- porque no esperan a fuera, quiero conversar algunos asuntos con Lena.

Ambos asentimos y Louis empujo la silla de ruedas hacia la salida, nos acomodamos en la sala de espera y no demoro mucho en soltar la lengua el chico.

-¿Por qué querías colocarle el nombre tú?- consulto curioso.

-bueno, es mi sobrina, es divertido ¿no?- sonreí, el me miro dudoso como si buscara la mentira en mis palabras.

-bien, porque mejor ahora no intentas decirme la verdad- yo me reí y negué-

-es la verdad- me defendí-

-claro que no- volvió a contradecir- dime la verdad, no es como si se lo pudiera contar a alguien-

Suspire, como era posible que un chico que apenas y me conoce sepa que miento, de Lena lo entiende pero de él, es casi imposible.

-bueno-bufe- no es ninguna sorpresa que soy una incubadora de células cancerígenas- rodé los ojos- pero fue hace unos meses atrás, en una quimioterapia que tuve, había una señora acompañando a su papá a las quimios, cuando me vio fue algo realmente doloroso, me miro como si estuviera muriendo, casi condenada a no sobrevivir- sonreí con amargura- y por un lado es así-lo mire- las probabilidades de que las quimios me maten antes son más altas que las que el cáncer aparezca, además mi salud física no está bien, no sé si lo notaste pero tuve un desmayo y aun no me recupero del todo- me queje- así que digamos que es como un legado, darle el nombre a mi sobrina me da una conexión con ella, sin importar si no estoy junto a ella cuando crezca- explique.

Él estaba en silencio mientras me miraba.

-no solo tiene miedo- corrió un mechón de mi cabello- estas aterrada-me miro con tristeza-

-suele pasar, ¿sabes? No es como si me hubieran dicho que me moriré, pero es esa sensación constante, cada vez que cierro los ojos cuando tengo recaídas o cuando las quimios me dejan inconscientes por el dolor, es ese miedo constante de que no volveré abrir los ojos y que ni siquiera disfrute la vida como se debía- no me di cuenta en que momento me tomo la mano y menos el hecho de que habíamos entrelazado nuestros dedos.

-lo solucionaremos- apretó mi mano- encontraremos una forma-

-¿Por qué lo harías? Ni siquiera me conoces- fruncí el ceño-

-por qué presiento que seremos grandes amigos-me sonrió- y eso es lo que hacen los amigos, apoyarse- le sonreí, tal vez no sería mala idea ser su amiga, durara lo que durara.

La puerta de la consulta se abrió y de ella salió mi hermana junto al doctor.

-bueno eso ha sido todo por hoy- le sonrió el doctor a mi hermana-

-significa que podremos volver a casa- sonreí alentada-

-Helena podrá, tú te quedaras, los resultados aún no están y preferiría que te quedaras en observación hasta mañana, es lo mejor dado a que no sabemos que te paso- suspire frustrada y asentí- ahora es mejor que Louis te devuelva a tu cuarto, debes descansar y recuperarte-

Me despedí de mi hermana y el doctor, para que Louis me fuera a dejar devuelta a la habitación. Cuando llegamos una enfermera estaba en esta acomodando la camilla, le puso una mala mirada a Louis, casi regañándolo porque yo no estuviera ahí, pero no dijo nada, me ayudaron a acomodarme en la camilla y después la enfermera me administro un sedante, en cuestión de minutos yo estaba completamente dormida.

***

Omnisciente

A Louis le había quedando rondando en la cabeza lo que había logrado obtener de Stella, sabía que estaba dañada, en su situación el estaría igual. Había escuchado a su padre hablar sobre lo que la chica tenía, era complejo. Habían intentado conseguir donantes de células madres, como es de esperarse habían comenzado con la familia directa, pero ella no era compatible y la búsqueda de donantes de cualquier tipo es difícil. Las quimioterapias habían sido una solución parche, pero sus dolores constante apenas y la dejaban dormir, mi papá decía que tenía una resistencia al dolor única. Jamás había conocido a alguien más fuerte que la joven chica, pero estaba tan sola que temía que esto la llevaría a no querer sanarse, el jamás bromeaba con el poder del cerebro, pero ella parecía escéptica y demasiado triste para encontrarle un sentido a su vida. Él sabía que tenía que buscar una solución, que no se rendiría con la menor de los Blake.

☕ ☕ ☕ ☕

Actualizado el 24-12-2018

Mi Enfermedad L.T ♡en corrección♡¡Lee esta historia GRATIS!