Volvi a subir este capítulo ya que me llegaron mensajes de que no les había llegado la actualizacion y no les aparecía el capítulo! 

Igualmente he leido los 372 comentarios que tenía en el anterior y aprecio muchisimo los 2.050 votos!! 

Muchas gracias, espero que les guste el capítulo <3

Era domingo al mediodía y yo estaba saliendo a encontrarme con Mason con mi mejor cara de dormida, esperaba que mi encuentro valiera la pena porque hacía mucho frío como para salir de mi casa por nada.

Justo cuando estaba cerrando la puerta mi casa con llave me sonó el celular. Miré la pantalla de mi celular y sonreí al leer "Anne".

- ¡Anne no sabes lo feliz que estoy! –le contesté emocionada-

- Ajá, me imagino –me contestó la voz enojada de James-

Fruncí el ceño.

- Buen día James..

- Uh, ya te acuestas con Kian y quieres que todos tengamos un buen día, no todos quieren tener un buen día ¿Lo sabías? No te hagas la simpática conmigo Alisson Aspen, estoy muy decepcionado de ti.

Abrí los ojos como platos mientras me dirigía al café donde me tenía que encontrar con Mason.

¿Qué demonios le pasaba a James?

- ¡Yo estoy muy feliz por ti! –escuché la voz de Anne en el fondo- No me mires así, James ¡Es mi mejor amiga! Después quiero todos los detalles Ally.

- Bue, si es por eso yo también quiero los detalles, aunque se los voy a pedir a Kian... para que no sea tan incomodo, ya sabes.. ¡Ese no es el punto! El punto es que tú no te tenías que acostar con él hasta dentro de un mes o dos. ¿Pero sabes qué? Es mi culpa por aliarme con Anne.

- ¡James! –protestó Anne- ¡Tu has dicho que Sebastian se iba a aliar con Logan y Rachel y que era mejor que nos aliáramos!

Casí se me cae el celular del horror. Me di una palmada en la frente.

No, no, no ¿Mi madre hizo una apuesta de nuevo? ¿Con ustedes? Péguenme un tiro ya mismo.

Ahora entendía porque mi mamá estaba tan sonriente ayer. Ya nada me podría sorprender de ella.

"Podría comenzar a salir con tu director"  pensé y traté de sacar esa imagen asquerosa de mi cabeza.

- Si, si, si –contesto él- ahora entiendo de donde viene tu obsesión por los retos y las apuestas, a tu mamá le encantan esas cosas.

- ¡Yo no tengo ninguna obsesión con eso! –suspiré- James tengo que irme, estoy por encontrarme con Mason.

- ¿¡Con Mason!? –exclamaron los dos al unísono y luego James se entusiasmó- ¿Podemos hacer una apuesta sobre ustedes dos? ¿Tal vez cuanto tardan en sucumbir a su atracción sexual y cuánto tarda Kian en destriparlos?

Me reí para no ponerme a llorar, ese chico tenía que dejar de comer tanta azúcar.

- Nada de eso va a pasar, deja de hacerte la película. –visualicé a Mason sentado en la cafetería y me detuve- debo irme. Deséenme suerte.

- Suerte Ally, cuídate –me saludó Anne- no dejes que te meta mano.

- O si –murmuró James- todo depende de lo que apostemos...

Corté antes que me pusiera a meditar por qué diablos elegí a amigos tan raros.

Respiré hondo y entré a la cafetería. Mason estaba sentado en una mesa en el fondo, sosteniendo su bebida con las dos manos. Nunca lo había visto tan serio, aunque trató de sonreír cuando tomé asiento en frente de él.

¡Esto es guerra! [Sin editar]¡Lee esta historia GRATIS!