Capítulo 32: El pacto de la muerte.

186 27 5

-Eso fue espantoso...

-Lo fue... Milk era una niña... y la habían vuelto mujer de repente... Simplemente la destruyeron.

-Según tu, Vegeta lo hizo por su bien y el bien de Kakarotto.

-La verdad es que eso lo escuche por accidente del mismo Vegeta, cuando se lo dijo a su madre cuando esta le cuestionó que Kakarotto no era virgen como ella lo había pedido y yo sabía que él a ella no le mentiría... Esta raza padre... ellos resuelven las cosas así, con brusquedad... a la fuerza. Para Vegeta eso era lo correcto... Creyó que dilatar el asunto, solo traería desgracias a Milk...

-En cierta forma tiene sentido... Pero aún así, fue espantoso...

-Si, lo fue... a pesar de todo Milk pudo recuperarse... bueno, no tuvo opción, las cosas se pusieron peores...

-Peor?...

-Padre... no cree que olvida a alguien importante en aquella historia?....

Isaías miró el suelo pensativo y en silencio. Como por arte de magia un nombre le vino a su mente.

-PEPPER!!!....

-Le dije que sería peor... y no solo ella...

-Quién más?... Dende?...

-Vegeta tenía planes y aunque uno cree que son macabros... Sin querer fueron muy acertados...

-De qué hablas?...

-Vegeta sentía empatía con Kakarotto aunque no lo creas... él decía que entendía su dolor, porque él... bueno, lo padecía conmigo... Todo lo que él hizo, fue pensando que era lo correcto... sin saber, que estaba destruyendo al planeta Vejita el solo...

[.......................................]

La reina Celery entró rápidamente a la sala médica de Dende, junto a dos cortesanas.

Lazuli estaba sentada, con las piernas afuera de la cama y con la bebé en sus brazos.

La amamantaba en silencio mientras observaba los ojos negros de la niña. Si no fuera por Bulma, ya lo hubiera matado, pues esos ojos y esa cola, le recordaban constantemente al mono asqueroso que la había violado.

Levantó la vista de repente, al ver entrar una hermosa mujer al cuarto hospitalario. No supo porque pero se ruborizo.

Celery se detuvo un segundo a mirar a la chica. Era muy joven, quizás unos años apenas más chica que Let, aún le faltaba crecer y ya era madre.

No pudo evitar sentir remordimientos con lo que diría.

-Tu eres la niña que dio a luz al hijo de Nappa?

Lazuli negó con la cabeza.

-Si habla del mono calvo, el me violó, pero no es nada de mi hija... esa bestia no debe ni acercarse a Tight...

La reina se acercó, miró a la niña y luego los ojos de la chica.

-Estás en un error... Tu no tienes derecho a esa niña, solo Nappa y él dejó en claro que no la quiere, así que despídete, porque tú volverás al prostíbulo y la híbrida será enviada a otro planeta.

Lazuli miró a su hija y sin poder controlarse, comenzó a derramar lágrimas en silencio.

-No solo tuve que soportar que ese maldito me toque en contra de mi voluntad, sino que ahora me quitaran lo único bueno que hice en mi vida... Ustedes son una mierda!...

Loca TraiciónRead this story for FREE!