Capítulo 1.

—Mira Spencer —señalo el Rubio un anuncio.

"Se busca niñera.

Requisitos:

—Tener más de 20 años.

—Tratar bien a los niños.

—Agradarle a los 5.

Cel: 56378178"

—¿Cómo niñera? —reí mirando a mi mejor amigo— estas loco, Dereck.

—Vamos pulga, Intentalo.

—No me digas pulga, liendre —le saque la lengua y mire el anuncio fijamente.

Era tentador. ¿Yo como niñera? Hmh, podía funcionar.

Amaba a los niños, sabía como controlarlos y sabía como exactamente tratarlos todo gracias a los pequeños hermanos de Dereck.

—Bueno, voy a llamar más rato —arranque la hoja y me la guarde en el bolso— Todo sea por sacar a Olive (Mi hermana) adelante, esa enfermedad es muy costosa.

—Si, pulga —sonrió de lado—piénsalo, Cuidas a 5 niños, te pagan cinco veces más y así, te haces millonaria —dijo en un tono divertido— bueno no, pero ganas mucho, demasiado pulga.

—eso si —lo mire y sonreí ampliamente—Te amo cara de rata —tome sus mejillas y las pellizque.

-Spence, Spence -dijo arrugando la cara y frunciendo la nariz- Déjame Spencer -reí y lo solté mirándolo tiernamente- se que me amas pero no es para tanto, princesa. -dijo acomodando su chaqueta y su cabello.

Ahí estaba mi mejor amigo, Dereck Rihtman. Ese rompe corazones universitario.

Su cabello es color Rubio, en verdad Rubio, sus ojos son tan azules que te puedes ver reflejados en ellos con facilidad. Su piel es blanca y su cuerpo está bien trabajado, buen partido mi niño. Pero es de mi hermana.

El siempre andaba bromando y riendo, conocía cuando estaba enojado, se ponía serio, casi no hablaba y la mayoría del tiempo fruncía el ceño en exceso.

-Te hablo más al rato, guapo -le guiñe el ojo coquetamente y luego reí, bese su mejilla y camine a otra dirección a el.

Iba mirando mis pies cuando recordé que la medicina de mi hermana ahora ya costaba 4,000 y ni ganaba la mitad en la cafetería en la que trabajaba. Solté un suspiro y mire el cielo.

Papa, Mama, ustedes que están arriba ayúdenme por favor a sobrellevar esto... ¿Cómo diablos saco a Olive de esto? No quiero que mi hermanita de 16 siga sufriendo de cáncer. No quiero.

De repente un aire sopló fuerte eh hizo que un papel mal guardado saliera de mi mochila y cayera al piso. Al agacharme a recogerlo me di cuenta que era el folleto de la niñera, de esa tal familia Bieber, Solté un suspiro y lo leí de nuevo, tenía que intentarlo si quiera, el cáncer de Olive no puede seguir extendiéndose.

Iría el lunes a la entrevista de trabajo que... Oh, al parecer los niños la hacen. Okey, esto si es raro.

(...)

La fila era enorme, cientos y cientos de chicas.

¿Que diablos era esto?
¿Un casting para prostitutas o una entrevista para ser niñeras?

La mitad venía con vestimenta extravagante y yo reía tontamente en mi mente al imaginarme la cara de asco de los niños, creo que era de las únicas 5 que veía decente.

Tenía un vestido blanco que llegaba hasta el cuello, en la espalda tenía un escote con corazón y este no tenía mangas. Mi pelo café claro estaba suelto y bien cepillado, estaba ligeramente maquillada y estaba usando unos tacones blancos no tan altos.

Después de todo un rato de esperar mirando como chicas se preparaban para putear, en vez de cuidar niños, me toco, una señora Masomenos de unos 55 años me dio el paso y me contó que su nombre era Rose, le dije mi nombre y cuando llegamos al salón los vi, a los niños.

Ellos estaban en bola riendo malvadamente y cuando Rose carraspeo la garganta ellos rápido se formaron en una fila, entonces sonreí ampliamente.

¡Estaban hermosos!

Chicos, Ella es Spencer —dijo Rose mirándolos. Yo sólo sonreí tierna.

Hola chicos, soy Spencer como ya les había dicho Rose —reí. Los niños sonreían menos el Niño , el mantenía la mirada.— ¿como se llaman?

La chica más grande de las dos gemelas sonrió feliz y comenzó ella.

Soy Jade, mucho gusto y mucho gusto a esos muchachos —dijo señalando mis zapatos, yo reí tierna— tengo 17 y tu tienes un buen gusto en la moda.

Yo soy Marie —se señalo sonriendo. Era una niña de estatura media, le calculaba de unos 13 años— Tengo 12 me sonrió tierna, miro mi vestido con admiración. bien, tenemos a otra fan de la moda.

Yo soy Morgan mi vista miro a la pequeña y le sonreí también. Esta pequeña tenía unas pocas pecas al lado de su gemela. Ella sonrió de lado, estaba pensativa, probablemente pensando en abortar su broma hacia mi. No era tonta y ya había visto el bote encima de una puerta, la de salida, Estos niños eran sin dudarlo problemáticos, empezando con que en el pasillo principal habían dibujos con plumón en las paredes, había algunos juguetes tirados y algunas cosas estaban desacomodada.

Yo soy Grace... -dijo metiendo se los dedos a la boca la pequeña, algo que causo el bufido de Rose y en seguida sus palabras «Es una mala costumbre.» la chiquita tenía muchas pecas y sus ojos muy claros al contrario de Morgan.

Yo soy Max —dijo con voz seductoras y peinándose, yo reí. Era un chico muy guapo pero fácil tenía unos 15 años— me puedes decir Max, Maxy o Amor... —alzo las cejas con ritmo y yo solté un risa alegre— que hermosa risa.

Asalta tumbas. —pronuncio la chica más grande haciendo una mueca de asco, lo cual provoco la risa de Marie y la mirada amenazadora de Max contra ellas.

Bien, entonces, ¿que dicen de Spencer?

Los niños sonriendo ampliamente y asintieron felices ¿eso significaba que quedaba como niñera?

Bien, iré con su hermano para que venga... dijo Rose y salió de la sala para desaparecer por un pasillo.

Mire a los niños y les sonreí tierna, ellos me devolvieron la sonrisa.

Bieber's Home «jb» ¡Lee esta historia GRATIS!