*Narra Alex*

Era el momento en que iba a volver a subirme a ese escenario,el mismo en el actuaba en fin de curso con el instituto hace un par de años, ahora lo haría con mi guitarra.

Allí estábamos mis compañeros, mi profesor David y yo, David nos indicó como nos teníamos que colocar, miró bien los temas que íbamos a tocar cada grupo. Empezamos a probar sonido, cuando todo estaba listo cerraron el telón, se escuchaba como poco a poco iba entrando gente y el auditorio iba llenándose.

(me sentía nervioso, con ganas de tocar y con esa ilusión de cuando vas a hacer algo con lo que llevas tanto tiempo soñando en tú vida, ese era el principio de mi sueño y a pesar de mis nervios me sentía orgulloso de mi mismo)

Nuestras compañeras de baile anunciaron nuestras canciones, abríamos el festival con "soldadito marinero" de Fito y Fitipaldis.

Nuestro grupo sólo tocó una canción más (éramos los novatos de la asociación)

Pese a que por aquel entonces yo sabía tocar apenas un par de acordes y me perdía un poco, siempre tendré un bonito recuerdo de aquel 28 de junio.

Ese apoyo de mi familia y mis amigos el calor de un auditorio completamente lleno, la magia de la música  era una sensación única que nunca sería capaz de explicar algo que solo sentí cuando me subí allí .

Aquel día comprendí por mí mismo lo que podían sentir mis ídolos cada vez que se subían a un escenario y nos veían ahí abajo cantando a pleno pulmón cada una de sus canciones.

Para mí la música siempre ha sido y será ese motor imprescindible en mi vida.

La voz del Silencio ¡Lee esta historia GRATIS!