Capitulo 18

176 23 5

Capítulo dieciocho: lazo de hermandad

Zeldris miraba con atención el lazo de la chica, después de aquello había dudado mucho sobre el tema de odiarla, sabía qué clase de persona era el rey demonio y sabía que con solo tener a una humana consigo sería una blasfemia para el

Cuando se había enterado... tal vez los había observado todo el camino que emprendieron ... actuando cuando al fin entendió lo que sucedía entre ellos... eliminadola de  su vida por un simple capricho por miedo a que pasara lo mismo con meliodas y los traicionara... el lo haría... en ese entonces estaba convencido de oponerse a toda su raza por estar junto a ella

Después de todo aquel lazo era sumamente importante para ella... y se lo había dejado como muestra de juramente

Aún recordaba la historia de ese viejo lazo... ella misma se lo había dicho

(...)

" cuando era niña... jamás jugué con muñecas, jamás corrí al compás de más niños de mi edad y tampoco tuve el cariño de una madre o un padre... desde que tenía memoria era tratada como una arma humana diseñada para matar... desde que podía valerme por mí misma mis manos eran bañadas por la sangre de inocentes... solo vivía por las órdenes que se me asignaban, yo no tenía voluntad... hasta que el apareció... el era el hijo del hombre que me compro, fue el único que vio en mi una frágil niña... era como un hermano mayor para mí "

- lyon-habló la pequeña acercándose a él- no debiste meterte en la discusión

- pero no es justo- exclamó con rabia el mayor - eran cinco contra solamente tú

La pequeña niña se encogió en su lugar

- me eh enfrentado a más de cien hombres armados sin un rasguño... no creo que cinco sean la diferencia - habló neutra la pelirroja

El rubio suspiro y con pesar tomo el pequeño botiquín del cuarto, quería curarla, mientras lo hacía veía como la pelirroja no se inmutaba ni quejaba

- es cierto que puedes con todos ellos y más, porque te mantuviste quieta?-  preguntó el con inquietud

- era mi castigo, no tenía permitido moverme- explicó

- te castigo por...- dudó frío

- si... padre dijo que no debí de dejar con vida a aquella anciana, según el eso merecía un castigo...- la chica sintió un poco- pero no me importa, tú me enseñaste que la vida de una persona no tiene precio, así que está paliza no es más que lo mínimo a pagar por la vida de ella...

El chico sonrío y le revolvió el cabello

- me siento feliz de que empieces a actuar como una persona normal- río un poco- y una persona normal necesita un nombre...

- u...un nombre?- preguntó emocionada

- tienes alguna idea de cómo te gustaría que fuese?

- me gustaría que...- se sonrojó un poco-  fuese parecido al tuyo

- te gusta mi nombre?- preguntó

La chica sonrío y asintió

- Lyon es un lindo nombre- murmuró

- qué tal lynnia? Es parecido- preguntó

- me gusta

" el me dio un nombre... el me dio una vida... el me dio sentimientos... el fue mi único apoyo en aquellos momentos... por unos instantes pensé que todo era perfecto hasta que ocurrió..."

el octavo pecado  capitalRead this story for FREE!