Hacer cosas con palabras

1.5K 63 17
                                    

Si has llegado hasta aquí es porque te interesa esto del "uso del lenguaje" así que te animo a que demos un paso más adelante.

Este paso implica que tomemos algunos conceptos de la filosofía del lenguaje que nos permitan dar una base más firme a lo que pretendemos estudiar, esto es, no caer en las trampas que nos impone la lengua.

Durante muchos años, el estudio del lenguaje estuvo dominado por lo que hoy se conoce como "la falacia descriptiva".

Este sesgo consistía en otorgar al lenguaje sólo una función descriptiva, o sea, una perspectiva que nos indicaba que los humanos teníamos el lenguaje

• para describir los hechos que acontecían,

• para describir nuestros pensamientos,

• para describir nuestros sentimientos,

• para describir y más describir. 

Pero hoy sabemos que "el lenguaje" es otra cosa. Hoy sabemos que el lenguaje es acción.

John Langshaw Austin fue un filósofo británico nacido en 1911, al que le debemos muchos de los conceptos actualizados que hoy tenemos del lenguaje.

Para el Prof. Austin toda emisión lingüística involucra a la lengua natural y a cierto número de reglas y convenciones generales. Estas reglas o el contexto donde se usa el lenguaje, van unidos simbióticamente con la palabra emitida. Una manera más simple de decirlo es que, muchas frases que decimos solo tienen sentido en el contexto en que las dijimos y que, fuera de ámbito donde se dijeron, pueden carecer de sentido o tener uno distinto.

Pero la clasificación más general, que enriqueció completamente nuestra forma de ver el lenguaje, fue dividir las emisiones lingüísticas en 2. Él los llamo actos del habla.

Primero clasificó a la que ya conocíamos, es decir, a la parte descriptiva del lenguaje. Y las llamó "emisiones constatativas" o "actos constatativos" a los enunciados que usamos para describir o constatar hechos. Además, algo que para el Prof. Austin era muy importante, ya que de alguna forma los define, los actos constatativos tienen un valor de verdad, esto es, que pueden ser catalogadas como verdaderos o falsos.

Pero hay emisiones lingüísticas que no tienen esa característica. Y el estudio del Prof. Austin dio un gran salto cualitativo al darse cuenta de que hay emisiones lingüísticas que no pueden clasificarse como verdaderas o falsas.

A estas frases, el Prof. Austin las llamó "performatives", en inglés, que en español ha sido traducida por la horrenda e inexistente palabra "performativas" y también, quizás más acertadamente, como "frases realizativas" o, la que más me gusta, "frases ejecutantes".

Estas se pueden definir como aquellas emisiones lingüísticas donde la enunciación de la frase es la ejecución de una acción o, en otras palabras, donde el sujeto que hace la enunciación, realiza el acto al mismo tiempo que lo enuncia.

Esto lo veremos mejor con unos ejemplos.

• "Yo te bautizo", es una emisión lingüística que realiza la acción de bautizar.

• "Muchas gracias" es una emisión lingüística que realiza la acción de "agradecer".

• "Lo siento" es una emisión lingüística que realiza la acción de "disculparse".

• "Los declaro marido y mujer", es una emisión lingüística que realiza la acción de celebrar una boda.

Pero no todo es tan simple. Como ya nos había advertido el Prof. Austin, la emisión lingüística ejecutante necesita de un contexto para poder ser validada, por ejemplo

Las trampas del lenguajeDonde viven las historias. Descúbrelo ahora