6.4K 219 41
                                    

2 años atrás.

Ahora mismo estoy caminando por todo el colegio, ya que por estar platicando el profesor me saco de su clase.

Alze mi vista y ví a un chico viéndome, se formo una sonrisa coqueta en su rostro, cuando vio que también lo estaba mirando.

Es un chico muy guapo, y sexy. Su sonrisa era perfecta, cabello castaño y ojos muy hermosos.

Lo único que pude hacer fue devolverle una sonrisa amable. Y quite mi vista de el.

Mi mente se puso en blanco, y comencé a caminar un poco más rápido. Lejos de el.

De pronto siento unas manos posadas en mi cintura. Me quede inmóvil no sabía que hacer.

Sentí una respiración en mi oreja derecha. Mi piel en cuestión de segundos se erizo.

Xx:Hola, hermosa. -Dijo con una voz muy sexy y varonil.

Sentí como mis mejillas hervían, no sabía que responder.

__:¿Quién eres? -Las únicas palabras que salieron de mi boca.

Xx:Me llamo Mario, Mario Bautista -Dijo, su aliento era de menta.- Necesitó que vengas. -Susurro y agarro mi mano.

No me sentía confiada, pero al final acepté. Caminamos hacia un salón, no había nadie estaba realmente vacío.

El me dio el paso, y entre. Después el también entro, y cerro las puertas del salón.

__:¿Que haces? -Dije un poco asustada.

Mario:Gatita, apartir de ahora eres mía. -Me miro y ahora sus ojos eran muy profundos.

__:¿Que? No, estas realmente loco. -Dije un poco molesta.

Mario:Loco por tí. -Dijo casi en susurro.

Comenzó a acercarse a mi, y di un paso atrás. Fue un error ya que choque con la pared.

Moriré. -Pensé.

El seguía acercándose a mi, hasta que quedo 2 centímetros de espacio entre nosotros.

Mario:No sabes cuanto te deseo. -Dijo viendo mis labios.

En realidad no mentiré que el no esta nada mal. Y en verdad me gusta un poco.

El iba a hablar, pero, fui mas rápida que el, acerque mis labios a los suyos. El quedó asombrado pero después siguió mi beso.

 El quedó asombrado pero después siguió mi beso

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Comenzó a bajar sus manos hacia mi trasero. Y los dejo ahí. No besa mal. En realidad, esto me esta gustando.

Me cargo y me puso en el escritorio. Comenzó a desabrochar mi blusa.

Nunca pensé, que perdería mi virginidad en un salón.

Mario vio mis pechos y se mordió su labio inferior. Puso sus manos en mis pechos y comenzó a apretarlos.

"Sabemos" || Mario BautistaDonde viven las historias. Descúbrelo ahora