Capítulo 33

550 85 6

Esa mañana antes de partir, en el aeropuerto, mantuve mi vista fija en la puerta de seguridad esperando que en cualquier segundo Edmund aparezca para venir con nosotros; pero jamás llegó.

Subimos al avión y luego de tener que soportar todos los malditos procedimientos, este despegó. Mi corazón comenzó a quebrarse de a poco, aún que estoy dispuesta a darle muchas oportunidades más. Talvez... talvez me sorprenda y sí vaya a New York. Él podrá encontrarme con facilidad... espero.

- Respire profundo, señora. Usted ahora es una líder, y una líder debe mantenerse positiva ante todo. - me dijo Leila, quien estaba sentada a mí lado en el avión. Nuestros asientos son de primera clase gracias a Seamus, y podemos estar más cómodos que la vez anterior.

- Aún no entiendo por qué demonios tuvieron que escogerme a mí para ocupar tal lugar. Ni siquiera puedo dirigir mi vida como debe ser...

- Porque eres genial, estúpida. Estás demente, igual que esa maldita perra de Moira; pero, con la afortunada diferencia de que tú estás de nuestro lado. -agregó divertida. Y no sé si lo dijo simplemente para hacerme reír o es en serio, pero creo que eso me está ayudando un poco.

- No estoy demente... - lo pensé mejor durante un instante, y luego negué con la cabeza levemente.- Demonios.

- Eres la novia de Edmund Hudson, estás más que golpeada.

- No lo metas en esto. - me disgusté.- Él no es tan malo ni desagradable como parece...

- Ooww no existe nada más adorable que tú defendiendo a ese idiota. -apretó mis mejillas, por lo que yo me moleste y le di un golpe en su mano para que me soltara.- Mala... Me parece una lástima que Jacks no estuviese dispuesto a ayudarnos. Sé que sus poderes no son del todo útiles para esto, pero... ¿A quién rayos le importa? Es hermoso.

- Mejor así. Es mucho más extraño que yo...

- Talvez seas solamente ideas mías y yo estoy delirando, pero creo que él se fue de la escuela porque sé estaba enamorando de ti. - dijo y yo abrí mis ojos como platos totalmente sorprendida de tal ocurrencia.

- Por favor, simplemente no digas ese tipo de cosas frente a mí. ¿Okey?

- Coraline ¿No has oído lo que él dijo? Tú fuiste la primer chica en no sentir atracción por él, y eso lo cautivó. Créeme que a mí también me cuesta asimilar cosas así, porque me parece realmente sorprendente que tantos chicos y hombres puedan sentirse tan fuertemente atraídos por ti a pesar de tu indiferente personalidad; pero lo admito porque a pesar de ser tan extraño, es real.

- ¿Segura que no has bebido estando en ayuna esta mañana? El alcohol podría afectar de forma permanente tus neuronas...

- Jamás lo vas a admitir. -sonrió divertida mientras negaba con la cabeza.- Si te hubieras dado cuenta de que él estaba interesado en ti antes, en lugar de Edmund podrías haber tenido un interesante historia romántica con tu profesor de arte. Hubiese sido como interesante novela romántica juvenil... o erótica. - dijo y yo no pude soportarlo más, así que tomé una pequeña máscara para dormir y la coloqué sobre mis ojos.

- Voy a dormir un poco más. No puedo continuar prestando oído a ese tipo de idioteces.

- Lo siento. He visto y leído demasiadas novelas en mi vida.

- Hush. Intento dormir.

✴✴✴

Offenbarung 3Donde viven las historias. Descúbrelo ahora