Capítulo 18

2K 284 12

Giselle.

- Pero mira... estás igual a la última vez que te vi - Su sonrisa hace que una ganas asquerosas de golpearlo me asalten de pronto -. Claro que ahora hay algo raro en ti... ahora no eres cruel. Pero es cuestión de tiempo para que el verdadero tú salga a la luz - tararea, y su voz me causa asco.

- ¿Qué mierda quieres? - Le pregunto en un gruñido.

- ¿Qué quiero? Cumplir la promesa que hice sobre la tumba de mi madre - da un paso en mi dirección, y yo como acto reflejo doy un paso hacia atrás.

- Escucha - hablo con voz pausada, tratando de no reflejar el miedo que siento en mi tono de voz -, no sé qué mierda está pasando. No sé quién eres...

- ¿Me olvidaste? - Me interrumpe, con una sonrisa ladeada - ¿De verdad no recuerdas quién soy? - No suena confundido. Suena mas bien divertido.

- No recuerdo nada - cierro mis puños para retener el temblor que me invade.

- ¿No recuerdas nada? - Niego con la cabeza ante su pregunta - ¿No recuerdas cuando mataste a mi familia? - De pronto, sus palabras hacen que mi sangre se congele.

- No... - niego en un susurro súper bajo, incapaz de creer en sus palabras.

- ¿No recuerdas cómo mataste a mi madre?, ¿a mi padre?... ¿a mi esposa? - De pronto, el dolor y la ira se ven reflejado en sus ojos - ¿No recuerdas como mataste a mi hija? - Habla, con los dientes apretados.

- No... - vuelvo a negar, sin poder creer en lo que acaba de decir.

Yo no pude haber hecho eso. No. No. No. No pude. No pude. Yo no soy una asesina.

- Estás equivocado - lo digo, más para convencerme a mi que a él.

- No, Hazely, no estoy equivocado - su voz suena más calmada -. Eres una asesina, y tarde o temprano tus ganas de matar saldrán a la luz... y yo estaré ahí para ver como acabas con lo que más quieres. Para acabar contigo así como tú lo hiciste con mi familia.

- No, no, no... - coloco mis palmas a cada lado de mi rostro para reducir el horrible sonido que se ha empezado a hacerse presente.

- Hazely, pronto esa bestia que tienes dentro de ti saldrá a la luz... y matarás a tu querido Chase así como tú mataste a April.

- ¡NO HE MATADO A NADIE! - cierro los ojos con fuerza y, cuando los abro, la confusión con el alivio me invade el cuerpo.

Estoy sola en mi habitación. Las luces están apagadas y tengo puesta mi pijama. No ha oscurecido del todo, lo sé gracias a la luz escasa del sol que se filtra por la ventana.

Me encuentro en un estado de nervios repentino y, estoy apunto de hacer algo que no quería, tengo que contarle a alguien sobre esta repentina información que tengo ahora. Sé que el hecho de que he asesinado a personas no me va ha dejar en paz.

Con manos temblorosas agarro el móvil que descansa debajo de mi almohada y busco, entre mis contactos el nombre de la única persona que sé que me puede brindar información.

El teléfono repica unas cuantas veces y, al quinto pitido, la llamada conecta.

- ¿Giselle? - La voz confusa al otro lado de la linea hace que el repentino nudo en mi garganta se apriete.

- Wendy... - su nombre abandona mis labios como un susurro tembloroso -. Wendy, necesito tu ayuda - de pronto, un sollozo abandona mis labios.

~*~

Doy una nueva inspiración profunda mientras veo como Wendy busca entre los millones de libros que se encuentran ordenados de manera alfabética en el gran librero viejo que se encuentra en una de las habitaciones de la casa de los Lachowshi.

MAHDLN: La reencarnación de Hazely Way¡Lee esta historia GRATIS!