03. Llueve

2 0 0

Llueve. Siempre me siento extraña cuando llueve. Me vuelve inestable, me pone triste, me da pereza, me cansa, me enoja e incluso hay momentos en los que me hace feliz. Pero la lluvia no es la única que me vuelve tan emocional, he aquí una lista:

-mi familia, y sus peleas.

-mi abuela, y su salud.

-mis amigas, y nuestro tiempo juntas.

-mi pasado, y esa persona que superé.

-mi presente, y la gente que admiro.

-él.

Actualmente mi mayor desestabilizador emocional es él.

Él y yo. Nuestras miradas.

Él. Y sus amigas.

Él y yo. Y nuestros roces accidentales.

Él. Y sus estupideces.

Él y yo. Y mis fantasías.

Paró de llover. Y mis fantasías siguen. No son reales, incluso creo que vos tampoco sos real, que sos un producto de mi imaginación. Un resultado de mi desesperación por amar y ser amada. Pero no. Sos real. Y tus sentimientos son nulos. Porque no somos, no fuimos y, si seguimos así, siendo nada, quiero decir, me temo que nada seremos. No es tan fácil que seamos algo cuando nadie dice nada. Nadie se anima a nada.

¿A qué te animás vos?

Porque yo por vos me animo a todo, excepto a decirte lo que siento. Y ahí es donde empieza la nada: en el silencio. Porque mi silencio oculta muchas cosas, me pregunto qué ocultará tu silencio, qué esconderán tus palabras, qué transmite tu mirada, qué refleja tu sonrisa. Porque sos mucho más que arrogancia e idiotez y yo no soy nada más que amor, desespero y silencio mortal.

Silencio ensordecedor, que me ahoga, que me consume, que me destruye. Soy tan silenciosa que le grito a todo el mundo que me gustas excepto a vos. Soy tan silenciosa que amo que me pregunten por vos y sonreír al contestar cualquier cosa.

Tengo un talento para ocultar lo que me pasa, para hacerle creer a la gente lo que quiero. Quizás por eso quiero ser actriz, de algún modo manipulo a las personas a través de mis actos. Pero lo único que no puedo manipular son mis sentimientos. Puedo hacerte creer que no me importas, pero si me miras a los ojos te vas a dar cuenta que en realidad me muero por vos. Porque cuando se actúa se hace con sentimiento, con el alma; y si los ojos son la ventana al alma entonces te das cuenta fácilmente cómo te quiero, como me brillan los ojos cuando me miras y como tiemblo cuando me tocas. Siento chispas a mi alrededor.

¿Vos sentís? 

Vuelve a llover. 

Me llueven emociones. Es una lluvia de vos, me estoy empapando de vos.

Lluvia, amor, vos.

Llueve, y ya no me siento extraña.

En mi interior¡Lee esta historia GRATIS!