Pero ahora con las manos libre pude tomar mi teléfono, y llamar a mi madre.

-luz de mis ojos- siempre tenía alguna nueva forma cursi de llamarme.

-mama, ¿Sam ya se ha despertado?

-si, hace unos minutos, te está esperando para desayunar.

-podrías pasármelo, se presento algo y no puedo ir.

-¡¡sami, tu padre quiere hablarte!!- ¿Por qué las madres siempre tiene que gritar tanto?

-¡¡papa, te estoy esperando, la abuela va preparar waffles!!

-eso se oye delicioso campeón, pero surgió un problema y no podre ir, necesito ayudar a Payton, la mama de Zoe.

-¿ella está bien? ¿Está enferma?

-solo un poquito, pero cuando se mejore iré por ti- una resaca no es enfermedad, pero tampoco podía decirle que se paso de copas y ahora estaba durmiendo en mi cama.

-oh, está bien- se oía algo triste- dale un beso de mi parte y que le hare un dibujo para que se mejore.

-no te preocupes campeón, en una horas se pondrá mejor.

Termine con la llamada y volví a dejar mi teléfono en la mesita de luz, Payton seguía durmiendo, comencé a acariciar su cabello y ella se pego aun mas a mi cuerpo, sentí sus labios rozar mi pecho y luego su cuerpo estremecer.

De repente su cuerpo ya no se encontraba relajado, la sentí tensarse y por la forma en que sus pestañas se agitaban, se estaba despertando,

-buen día- pronuncie cerca de su oído.

-¡Aaaaaaaaah, que carajos!!- me empujo con fuerza alejándose de mí, pero no calculo muy bien la distancia y termino en el suelo sentada de culo con las sabanas enredadas en sus piernas.

-¿Dónde carajos estoy? ¿Quién eres?- me acerque lentamente al borde del colchón dejando expuesta mi cara.

-Lastimas mis sentimientos, ¿en serio no recuerdas haber pasado la noche conmigo?

-¿Brandon? ¿Qué? ¿Cómo?- su mirada recorrió toda la habitación examinando cuidadosamente todo, luego se dio cuenta que estaba en ropa interior y se cubrió con la sabana- ¿Cómo llegue aquí?

-te encontré algo pasada de copas anoche en mi bar, tus amigos decidieron seguir divirtiéndose, por lo que me tuve que hacer cargo.

-oh, ¿nosotros, no?- su cara se volvió totalmente roja al realizar esa pregunta- quiero decir, bueno, tu sabes lo que quiero preguntarte.

-no, nena. Entre nosotros no paso nada, ni siquiera un beso. Pero no voy a mentirte, te observe, y mucho. Y me encanto dormir acurrucado a tu lado, pero lo que más me encanto fue escucharte pronunciar mi nombre dormida.

Llevo sus rodillas al pecho y encerró su cabeza en medio de ellas, me levante de inmediato y me quede de rodillas ante ella.

-¡hey! ¿Qué pasa? Ya te dije que no paso nada- levanto su rostro y estaba roja como un tomate, me observo y luego se largo a reír.

-¿Payton? ¿Sigues algo pasada de copas?

-¡NOOOO! Es solo que no puedo creer que la primera vez que salgo, cometo el papelón de emborracharme y terminar en tu cama- seguía riendo, y yo no le entendía el chiste, pero prefería verla así que enojada.

-¿te encuentras bien como para desayunar algo?

Asintió con la cabeza y luego comenzó a ponerse de pie- ¿puedo tomar una ducha antes?

golpeando fuerte¡Lee esta historia GRATIS!