Capítulo 4

496 63 19

Nos adentramos al lugar, sumergiéndonos lentamente en la música, en ese olor a fiesta que no estaba del todo acostumbrado. La gente estaba tan absorta en sus compañeros, en sus tragos que no se preocuparon de esa extraña pareja que hacia con Leslie. 

Hablando de ella, me arrastró con su único andar hacia el mesón. El barman que se ubicaba allí era bastante alto, joven pero agotado. Pestañeo curioso al verme, pero poco después bajó la vista para preguntarnos que queríamos.

-"Quiero un vaso de tequila por favor" 

-"¿Y el caballero? ¿Sabe español?"

"No, no, but I want whisky please" Reí algo nervioso mientras le negaba a Leslie que pagara. Había sido demasiado considerada conmigo. 

Bebimos en silencio nuestros respectivos tragos. El sonido del lugar no nos dejaba conversar. Esto no era como los bares de Corea, para nada.

Sin embargo empezó a calmarse, las parejas empezaron a reunirse para bailar una canción tranquila pero sin dejar de tocar instrumentos rítmicos, agradables al oído de cualquier ser humano.  Era como el estilo de música que realizaba mi compañera.

Vi en el rostro de Leslie una felicidad y emoción que no había visto. Era como una niña entusiasmada en una tienda de dulces ¿Cómo podía controlarla?. No percaté, que el roce de sus manos me atraerían hacia la pista de baile.

Se enfrentó, divertida por mi semblante asombrado, mis labios solo pudieron decir en inglés.

-"¿Cómo se baila esto?"

-"Y eso que eres un bailarín profesional...Debes sujetarme así " No se como ella dispuso una de mis manos en su cintura, que sostuviera su diestra de manera inconsciente.

Incliné mi cabeza antes  de que la acercara a mi pecho. Según ella estábamos bailando bachata

El encanto del baile podía seducir a cualquiera. Reí mientras Leslie sonreía y me miraba de una forma poco sutil. 

Nuestros pasos eran apasionados,  guardábamos cada secreto intimo en cada movimiento, no llamábamos la atención de los demás quizás por el alcohol  y la euforia pero al bailar con aquella morena, no le daba interés a mi alrededor. 

La canción terminó. Nuestras respiraciones agitadas no se detuvieron por unos largos segundos hasta recomponernos con un vaso de agua. La carcajada de ambos no dudo en aparecer hasta volver al mesón.  La invité a sentarse para recuperar las energías después de ese baile tan intenso.

Observe como Leslie sacaba su celular de su bolso, quedó un rato observando la pantalla, su rostro se volvió serio que incluso me llegó a preocupar.

-"¿Pasa algo?" Le pregunté, acercándome más hacia ella.

Sonrió de medio lado, mientras jugueteaba con su vestido. 

-" He leído rumores, realmente no me importan pero quizás sean importantes para ti y los demás. Debido a mi actitud amena, es normal en mi cultura saludar con abrazos y besos, pero parece que en Corea se ve algo extraño o mal visto...como si fuera propio de una mujer fácil y que los estoy coqueteando. "

Fruncí el ceño, sin poder creer lo que me decía. ¿Quien podría hacer esas conclusiones?

-"Claro que importan ¿Quien te dice eso?" 

-"Tus fans de Corea, Leeteuk"Suspiró agotada, recibiendo el vaso de agua que sostenía.

-"Pueden llegar a ser muy extremistas...lamento que estés viviendo una situación así, son algo difíciles" Recuerdo haberme molestado cuando acosaban a SungMin y a su mujer cuando salían. 

-"No importa, Teuk. Amo a tus fans de aquí, me alegro mucho que durante toda la gira me hayan apoyado. Estoy muy feliz gracias a ustedes y a ellas por aceptarme."

Le di un golpecito en la espalda para que tuviera fuerzas. Hablaría con ellas si excedían su acoso, como también sabia que ser acosado por tus fans era algo que debíamos afrontar al ser idols.

-"¿Sigamos con la fiesta, my lady?"

                                                                    ----------------------------------

Me detuve para ver la hora. El tiempo había pasado tan rápido que no había percatado que Heechul estaba esperando su avión si quiera. 

Mi camisa estaba mojada por el sudor por tanto bailar. Mi cara estaba roja por los tragos pero aún seguía consciente de mi alrededor, no me sorprendía que me saliera una risa nerviosa. Mi celular vibró de tal forma que salté de la silla. 

"¿Hae?" Pregunté, perplejo.

"¿Donde están? Ya es muy tarde y debemos irnos mañana"

"Estamos en camino al hotel..."

"Los iré a buscar. Leslie no me contesta y generalmente siempre lo hace"

Esa respuesta  me dejó helado. Por supuesto que sabia que se hablaban y se enviaban mensajes pero quizás eran por lo bien que se llevaban. Esperaba que fuera eso...por el bien de Donghae. 

"Estamos en Studio T, no esta tan lejos del hotel" Confesé. Tras escuchar su respuesta, corté la llamada. La cabeza de Leslie se apoyó en mi hombro, temía que se quedara dormida antes que llegara Hae. 

Con cuidado, me quité la chaqueta, abrigando sus hombros fríos y sudorosos de tanto disfrute. Tal cuan una niña se acurrucó en mi pecho, sintiendo su cara en él.  El barman dijo algo que no llegue a comprender y  que tampoco me importaba.

Sólo esperaba que no escuchara mi palpitante e intranquilo corazón.

❝ Mi cálida seducción ❞¡Lee esta historia GRATIS!