Capitulo - 4

32 12 1


— ¡¿Que carajos haces aquí?! — digo con rabia y en voz baja, ella quitó inmediatamente la sonrisa de la cara y un choque paso por mi pecho. Que mierda.

— Te seguí, lo siento — me respondió, levantándose de la mesa con su rostro rojo de pena.

¿Porque me tuvo que seguir?, es una fastidiosa, un chicle para ser sincero.

— Espera... — me mira, sin decir nada — ¿Ves a la chica que esta al fondo? — Sabrina busca y asiente pausadamente — Entretenla — sugiero y ella me mira confundida.

— ¿Porque?

— No preguntes, solo hazlo — mi voz sale demandante, la rubia se cruza de brazos a modo de desafío, esperando por algo y maldigo — ¿Me harías el favor ? — Digo en modo sarcástico y ella volca los ojos.

— Esta bien — responde no sin antes pasar por mi lado y empujarme, la hice rabiar.

Volteo hacia la mesa donde esta sentada Violeta y me siento estúpido, ¿Como la va a distraer si no escucha?.

Pero... Maldita sea, esa bruja cría de Sabrina me sorprende, llega hasta la mesa, se sienta, toca el hombro de violeta, le hace una seña extraña y esta se la devolvió con una hermosa sonrisa, que parece iluminar todo a mi alrededor.

Niego con mi cabeza, eso es estúpido y con respecto a Sabrina todo en ella es alocado.

Me levanto de mi sitio y voy hacia mi objetivo,  Azul, la cual esta pidiendo café y pan, hoy lleva una falda hasta sus tobillos, unos tenis blancos, una blusa manga larga y un gorro de lana, esta muy cubierta para mi gusto.

Me ubico tras ella hasta acercarme a su oído izquierdo.

— Buenos días — susurro y ella brinca por lo que su espalda choca con la mía. Joder sentí el choque.

Sus ojos verdes voltean a mirarme sin reparos y me separo de ella para que de vuelta a todo su cuerpo.

— B-Buenos días — dice con nervios como si hubiese visto un fantasma horroroso.

— ¿Tan mal me veo, recién levantado? — ella niega varias veces con susto. — Entonces,  ¿Porque esa cara de miedo?  — le pregunto al verla de ese modo.

— T-Tu novia — responde, dirigiendo su vista tras de mi, sigo la mirada de Azul y hay una rubia entrometida mirando hacia acá, con mas rabia de lo normal, su cara roja, lo dice todo pero a mi me vale un cuerno, después que Violeta no me vea hablando con Azul todo esta bien, Sabrina pasa a segundo plano así que le resto importancia.

— No es mi novia, es solo la hermana de un amigo — le aclaro pero su rostro de miedo sigue ahí. Quiero decir algo mas pero la voz de la chica en el mostrador nos interrumpe diciéndole a la pelirrojas que su pedido esta listo, Azul toma la bolsa con el pan y el vaso de café con su otra mano.

— Yo debo irme — me avisa y yo asiento no la detendré, solo quería hablar con ella para ver que otra cosa aparecía y ya lo hice.

— Nos vemos — ella asiente con una pequeña sonrisa y sale del local.

Me quedo paralizado unos segundos, viendo por donde se ha ido, me vuelvo para pedir el café de la rubia que me ha seguido hasta acá, espero que lo haga la chica del mostrador,  le pido dos panes, saco los billetes pago y le doy las gracias en cuanto me lo da el pedido.

Me dirijo hacia donde están Violeta y Sabrina,  la rubia me mira con rabia apenas llego a la mesa, le paso lo que he pedido para ella y lo toma con rabia pero la ignoro, es una berrinchuda.

Miro a la castaña a mi lado, esta baja la mirada y se encoje en su puesto.

¿Por una vez en la vida, nadie va a dejar de tenerme miedo?

Mi mente detesta que salgan corriendo, que se aparten o que me den esa puta mirada de miedo, eso no agrada en absoluto.

Toco la mano de Violeta, ha terminado su jugo por lo que su mano estaba libre en la mesa, trata de quitarla de mi agarre pero yo la aprieto aun mas sin lastimarla, ella sube la mirada y un dolor surca de mi, aprieto mis dientes, no se como pero estoy sintiendo una opresión fastidiosa.

— Hola — saludo tragando saliva, aguantando la molestia dentro de mi.

Violeta me miro extrañada, volviendo a jalar la mano para soltarse pero no la deje.

— No escucha — me tense, había olvidado por un momento que la rubia estaba en la misma mesa, desayunando.

— Lo se — dije entre dientes sin mirarla — Vete y no se te ocurra, volverme a seguirme — el chirrido de la silla se escucho por toda la cafetería y el dolor en el pecho aumentaba.

— No lo volveré hacer — dice en voz baja, volteo a mirarla su actitud se volvió retraída, luego me miro fijamente — Debes saber hablarle por señas o hacer que te lea los labios — termino por decir,  tomo el café y luego se dirigió a la salida, negué esa cría me confunde.

Salí de mis pensamientos al recordar que tenia a la castaña a mi lado, me anime por hacer una media sonrisa pero se que salio muy mal. Violeta hoy llevaba una coleta algo desordenada, una blusa rosada opaca, jeans y sandalias, siendo sincero no estaba muy bien vestida.

Le señalo mis labios con la mano que tengo libre y aflojo un poco donde nuestras manos están unidas.

— ¿Estas bien? — le pregunto de forma lenta, pausada, tratando de vocalizar bien las palabras, Violeta me ve los labios atentamente y luego la sube a mis ojos.

Me sorprendo al ver sus ojos tornarse acuosos, pasan de brillantes a oscuros y un sollozo sale de su garganta. Tomo su rostro entre mis palmas para que me mire fijamente.

— Oye, tranquila — la calmo —  No soy tan malo, no te alejes de mi.

Entonces algo inesperado ocurre,  sus brazos me rodean el torso y sus lágrimas caen en cascada.

¡Puta mierda!

¿Como saber que le ocurre si no habla?

                    
                       +++

Es Corto, lo se.

Hola, no es domingo pero me adelante ya tenia el capitulo por eso lo subí.

Y también porque estoy haciendo los capítulos de mi otra historia "Mirame con amor".

espero les guste el capitulo, nos vemos el próximo domingo 😊😊😊

A. F 😘😘😘

Corazón Robot #1 ¡Lee esta historia GRATIS!