Capítulo 3

440 64 13

La llevé de la mano hasta la calle, un taxi nos esperaba. Por supuesto que llamé a uno, si iba en uno de los autos de nuestra agencia podrían haber fanáticas o periodistas amarillistas asaltándonos. 

Me sentía privilegiado de acompañar a una mujer tan agradable y hermosa como lo era Leslie. Ella, tras revisar su celular, le dijo al conductor dónde queríamos dirigirnos. Por lo que entendí, en su actitud, respondió que debíamos pagarle cierta cantidad de dinero. Yo tenia dolares y la moneda del país en el que estábamos, así que le ofrecí un poco de ayuda monetaria si le faltaba a a dama. 

-"Oh, don't worry" Hizo retroceder mi mano, atrapándola entre sus delicados dedos. Parecía muy segura de sus acciones.

-"Of course Leslie, you need it" Insistí, moviendo la mano en su dirección. No queria verme desconsiderado.

-"Muy bien" Puso los ojos en blanco mientras aceptaba el ofrecimiento. Le pasó unos de mis billetes y lo reunió con su dinero.

Veía desde la ventana los edificios y los locales de la cuidad. Era bello y tan distinto a otros lugares que hemos ido. Cada lugar tenia su brillo, por lo que en ese instante era el momento de guardarlo en mis pensamientos. 

El olor al desodorante ambiental del vehículo estaba mareando mi cabeza, aún me sorprendía los adornos que colgaban del espejo retrovisor, como una figura religiosa que ladeaba de un lado a otro cuando doblaba por alguna calle. Nos encontrábamos en un silencio incomodo, la radio trataba de enmascararlo con las voces de los animadores. Era algo extraño e impropio de mi vida cotidiana.

Finalmente el taxi se detuvo delante de un enorme local, la música retumbaba el suelo y hacia temblar las ventanas de manera estrepitosa. Habían personas jóvenes, exhibiendo con orgullo y egocentrismo sus vestidos, coqueteando entre ellos, saliendo sonrientes y tambaleantes en grupo. Eso ultimo me recordó a las pocas salidas que teníamos y llegábamos muertos a nuestros cuartos. No me asombraba descubrir algunos besos en las mejillas, en las comisuras labiales o en el cuello de Donghae, Siwon o Eunhyuk después de que estos capturaron el interés de alguna dama en algún evento.

-"Avanza, Teuk" Me sujetó el brazo y me arrastró para salir del vehículo. 

No tuve que ofrecerle aquella extremidad, Leslie se sujetó de el como si fuera un paso de baile de alguna coreografía que participábamos. Bajé un poco la vista, sintiendo como su pecho resaltaba más cuando la tenia a mi lado. Teuk, tu y tus pensamientos poco inocentes chocan con tu apariencia. Actúa normal.

                                                           

❝ Mi cálida seducción ❞¡Lee esta historia GRATIS!