Capítulo 2

585 64 56



Ya para el medio día estábamos con las fuerzas necesarias para seguir con los planes. Cuando salimos al balcón escuchábamos los gritos de unas muchachas paradas en la entrada del hotel. De alguna forma estaba acostumbrado. Nuestras amadas ELFs, admito que algunas llegaban a ser extremistas, otras nos admiraban con calma y sencillez, pero estamos aún vigentes gracias a ellas, su apoyo incondicional a pesar de su obsesión por nosotros, nuestras niñas ELFs.

En cuanto me vieron, chillaron de la emoción. No podía responder en español y estaba preocupado del que me entendieran. Simplemente las saludé y dando besos al aire. No sé cómo mantienen sus voces con tal de no quedar afónicas.

De alguna manera fue un pequeño alivio momentáneo. Donghae y Yesung estaban animando a Heechul, desde hace unos días se encontraba algo enfermo. El agradecía su atención mientras tosía, pero no era capaz de cambiar la cara de preocupación de Hae ni la de Yeye.

No podría ponerse más turbio. Poco rato después de atender a Heechul me llamaron, notificándome que Henry, un antiguo integrante de nosotros se había ido de la compañía. Yo sabía que ese muchacho tenía mucho potencial y SM al ser muy estricta, apenas apoyaba su carrera en solitario. Admiro que siga sus sueños, esperaba que lo lograra aunque no volviera con nosotros.

Mientras sentía levantar mi pecho para suspirar, me percate como apoyaban unas manos sobre mis hombros. De alguna manera me relajé ante tanta tensión hasta que escuché su voz detrás de mí.

- "Teuk ¿Are you okey?" Ese tono tan preocupado y extrañamente adorable solo hizo sobresaltarme

- "I'm fine Leslie" Respondí agotado. Agradecía que mi inglés fuese decente. "Han pasado muchas cosas en este rato y pues Heechul está algo enfermo desde ayer"

El semblante de Grace se alarmó que llegó a asustarme- "¡¿ENFERMO?! Deberían llevarlo al hospital y yo pensaba pues...ir a conocer este lugar de noche antes de irnos." 

- "... ¿Si? Bueno podríamos todos juntos a recorrer... aún nos quedan unas horas antes de tomar el avión."Volteé mi cuerpo para acomodarme.

- "Hay una fiesta en un famoso local por estos lares. Quiero tener un lindo recuerdo aparte de conocer la ciudad" Sus ojos brillaban de entusiasmo.

-"Oh entonces quieres que vayamos, seria genial, pero no creo que podamos todos ir sinceramente"

-"En realidad quería invitarte a ti...como forma de agradecer toda tu atención y preocupación por mi. No quiero que los demás estén preocupados y atrasarlos más en su equipaje"

Me quedé petrificado. Sentía como mi lengua se atoraba en mi garganta, no sabia que responder en ese eterno instante. Me alejé un poco de ella mientras rascaba la nuca inconscientemente.

-"¿Y bien? ¿Aceptas?" Se me acercó tanto a mi rostro que sentía como mis mejillas empezaban a ruborizarse.

                                        ---------------------------------------

Habían pasado unas horas después de aquella invitación. Estaba sentado en el borde de la cama mirando el equipaje sin saber que hacer. Percaté que una persona estaba tosiendo se acercaba a mi puerta, eso hizo que me levantara para mover la manilla de esta. El rostro agotado de Heechul apareció delante de mis ojos.

-"¿Iras a la fiesta con Leslie o no?" Me preguntó tras toser.

-"¿Como iré si estas enfermo? No podría dejarte solo y abandonarte sólo para divertirme por un rato..." 

-"Me iré a Seúl hoy, Teuk. Yesung me va a ayudar a guardar las maletas mientras Donghae me acompañará hasta el aeropuerto. Allá los recibo cuando vuelvan de la gira."

Eso me hizo callar por unos segundos, pero tenía que aceptarlo. Después de todo no podía jugar con la salud de uno de los integrantes. 

-"¿Ya le avisaste al CEO de esto?" El asintió."  Yo te puedo acompañar hasta el aeropuerto, puedo cancelar la invitación. No creo que haya tanto problema..."

- "Anda idiota" Me encaró Heechul de manera seria que incluso me sorprendió "Ya me siento responsable de tener a todos preocupados por mí, no aumentes más el peso mental que ya tengo que al cuidarme, perdiste la invitación con esa chica. Yo me iré antes a Seúl, disfruta tu salida."

- "Está bien..." Dije como si fuera un niño regañado  "¿Pero los chicos se confundirán esto de salir? Digo...yo acepté su ofrecimiento porque quiero conocer igual este lugar y porque insistió en que yo fuera..."

Aleteó sus manos para que terminara con mis palabras. Como me molestaba que hiciera eso.

- "Ok, ok, para de justificar. Ya sospechan el por qué te ha elegido y eso les impacta. Ni Siwon se lo cree y es el más guapo y caballero del grupo, Teuk. La tienes loca ¿Acaso no te das cuenta?"

No pude evitar reírme debido a los nervios. Debe ser una broma de muy mal gusto, pero la mirada penetrante de Heechul me decía todo lo contrario.

- "...Creo que estas exagerando, Heechul. Como le voy a gustar...tenemos más de diez años de diferencia, somos muy distintos."

Solo recibí un suspiro de agotamiento y cansancio malhumorado.- "¿Y si le preguntas el por qué te eligió mejor?" Puso las manos sobre sus caderas "Ya anda, ya va a llegar y ni siquiera te has vestido para la ocasión. Nos vemos en Seúl."

Cerró la puerta, dejándome con esta soledad tan extraña. Yo era muy decidido y claro, pero últimamente cuando involucraban a Leslie no sabia mucho que hacer. Esa mujer tocaba una fibra en mi que hacia sentirme como un muchacho tímido, que no conoce del todo como se sentía. 

Finalmente decidí prepararme. Cuando terminé de poner el perfume, el reloj de mano decía que ya debía ir a buscarla. Bajé por las escaleras con rapidez y corrí hacia la entrada donde se alojaba la señorita Grace hasta sentarme en uno de los cómodos sillones. 

Las gotas de sudor recorrían por mi frente, mi cuello, acariciando la piel de manera cálida y seductora.  Sentía la miradas tímidas de las meseras, mucamas e incluso de las recepcionistas que rumoreaban cuando les ponía atención.  Hasta que escuche ese andar tan característico de ella bajando por esa escalera dorada. Su cabello ya no andaba trenzado, de hecho caía como una cascada ondulada. Su vestido blanco, corto, levemente escotado podía apreciar las curvas que las mujeres coreanas carecían. Sus labios gruesos estaban coloridos por un rojo cautivador resaltando sus ojos marrones. Por un momento, recordé las grabaciones que hice con esa modelo rubia que interpretaba a la niña ELF, se suponía que había sido invitada por nosotros. En ese momento, Leslie me eligió.

Ofrecí mi mano mientras avanzaba hacia mi, besando con cuidado sus nudillos cuidados recibiendo esa sonrisa alegre y agradecida. 

"¿Are you ready, my lady mamacita ?"


❝ Mi cálida seducción ❞¡Lee esta historia GRATIS!