Capítulo 1

786 82 23

Recuerdo que era un día de semana, apenas llegamos a nuestros dormitorios con fuerzas anoche. Fui el primero en salir de la cómoda cama en el que descansaba, decidí dar unos pasos hasta verme en el espejo bañado de dorado. En él observé, un hombre de cabello teñido, desordenado, que pestañeaba sin parar, que se pasaba las manos por su cara sin creer que aún seguía visiblemente joven.

Unos segundos pasaron hasta que simplemente sonreí. Dicen algunos que mientras tenga un alma joven, tu cuerpo se presentará así. De hecho me molestaba que alguno de mis Dongsaengs me dijera ni en broma señor...sobre todo por parte de Heechul. Hablando de él, escuchaba sus adorables ronquidos en la pieza continua. Era hora de despertarlos, iba a ser un día bastante largo.

Me detuve en quitarme mis prendas para dormir y abotonarme con alguna de las camisas colgadas en el armario y caminar hacia esa pieza. Como esperaba estaba sumergido en un sueño profundo, no dejaba de roncar y me preguntaba como los demás no habían presenciado aquello.

Me incliné a su rostro solo para tirarle la mejilla y agitarle el cuerpo para que al menos tenga la decencia de abrir los ojos.

- "Espero que no te hayas quedado hasta tarde escribiendo historias sobre mi o con los demás. ¿Cómo te sientes?" Murmuré.

Abrió uno de sus ojos, mientras intentaba cubrir su cara y seguir durmiendo. Solo reí, era insoportable a veces pero aun así nos necesitábamos. Como rogamos que fuera con nosotros, sin él, Super Junior no sería lo mismo.

- "Pff...Estoy....bien... déjame dormir, Teuk"

Si fuera una persona bastante considerada lo hubiera dejado descansar...pero como no lo soy, levante la ropa de cama y le insistí que se levantara, que debíamos aprovechar esta instancia.

Como me reí a carcajadas con sus reclamos. Nos pusimos en marcha para despertar al resto del grupo.

----------------------------------------------------------

Todos estábamos ya reunidos en la mesa, eligiendo nuestros desayunos. Siwon bostezaba de vez en cuando, Yesung a veces se sobresaltaba cuando la mesera le ofrecía más aperitivos, Donghae estaba apoyando su cabeza intentando poner atención.

- "Son las siete de la mañana..." Rezongó Shindong mientras se comía el desayuno "Estaba soñando tan bien..."

- "Yo igual" Reclamó Eunhyuk mientras tomaba café.

Yo bebía con tranquilidad el café que me habían servido. El lugar era agradable, ese día debíamos viajar, y apenas teníamos listo el equipaje. Es por ello que los había levantado tan temprano pero bueno, no quería que se quejaran más.

El mánager de nosotros se me acercó, diciendo que debía enviar un mensaje a uno de los directores de SM para saber cómo estábamos ese día. Eso me sorprendió.

- "¿No le has dicho?"

- "Por supuesto, pero quiere tu respuesta Leeteuk" Respondió, alzando los hombros.

- "De acuerdo, dile que lo voy a llamar"

Escuchaba el monótono tono del celular, sintiendo los ojos de los demás en mí persona, atentos a cada movimiento y expresión que realizaba. Oí como descolgaban el teléfono con rapidez, apareciendo la voz de Han Se Min.

- "¡Leeteuk! Espero que estén todos muy bien"

- "Si, lo estamos"

- "Estoy muy orgulloso de ustedes muchachos. Han hecho que Latinoamérica grite de emoción."

- "Son las ELF las que nos motivan a seguir, Señor Han"

- "Como sea ¡ESTOY MUY FELIZ! ¿Cómo ha estado la señorita Leslie Grace?"

- "Muy bien señor..."

- "Realmente fue una grandiosa idea hacer una colaboración con los artistas latinos, han aumentado mucho nuestras ganancias. ¡Sigan así chicos, los adoro!"

- "Lo seguiremos haciendo, orgulleciendo la compañía, que tenga un buen día."

Corté la llamada al despedirme. Suspiré mientras los chicos se dirigían preguntando que había dicho. Sonreí mientras me acomodaba en el asiento.

- "Nos manda muchas fuerzas para seguir con la gira y nos estaba felicitando. También, estaba muy orgulloso de Leslie. "

Vi en sus rostros relajándose de las tensiones, relajándome al ver sus perfectas sonrisas de satisfacción. Empezaron a conversar entre ellos, volviendo a la normalidad. Como disfruté ver a Heechul poniendo un poco de mantequilla en la nariz de Eunhyuk, empezando a molestarse como niños.

Hae estaba sentado a mi lado, comiendo calmadamente. No cambio su posición hasta que su mirada se fijó al otro lado de la cafetería. Usando unos zapatos de taco alto, su cabello lleno de trenzas agitándose a cada paso, y su sonrisa carismática y alegre, Leslie vino hacia nosotros para saludarnos.

- "¡GOOD MORNING GUYS!" Abrió los brazos para recibirnos.

Todos nos levantamos para abrazarla o dar un saludo. Entre Siwon y yo intentábamos convencerla de sentarse en alguna de las sillas que estaban a nuestro lado. Detuvimos nuestro intento de caballerosidad cuando la vimos riéndose de la situación.

- "Tranquilos chicos, puedo usar esta silla que está entre los dos" Respondió en inglés, divertida de nuestra actitud.

Nos sonrió a ambos mientras disfrutaba de su desayuno. Me arriesgué en comer un poco de la tarta que habían preparado solo para nosotros. Estaba delicioso, demasiado. Al terminar, dejé el plato a un lado, debía limpiar mis labios con la servilleta.

Sin embargo, la mano de la morena detuvo mi diestra, obligándome a mirarla.

- "Déjame limpiarte con la servilleta, Teuk"

- "Oh, no te preocupes" Murmuré en inglés, agradecido de su ofrecimiento.

- "¡COME ON TEUK! Solo una vez"

Me dejé llevar, aceptando finalmente que me limpiara los labios llenos de crema. El papel pasó con delicadeza sobre ellos, sobre todo en las comisuras.

- "¡THANKS! Te quiero Teuk" Dijo entusiasmada, mientras se acercaba para dar un beso en mi mejilla rápidamente.

No sé quién estaba más sorprendido, yo o mis Dongsaengs. Ella se reía, explicando que era común hacer eso a una persona cercana al agradecer.

Yo me toqué con la punta de mis dedos mi pómulo besado. Sintiendo esa calidez tan desconocida en mi rostro.

Repentinamente me sentí extraño.

No, por supuesto que no me molestaba su presencia ni me hacía sentir incomodo, todo lo contrario, adoraba su simpatía que siempre ha dado a cada uno de nosotros en toda esta gira y disfrutaba como se relacionaba con nuestras ELF. Pero en este instante, no sé, me puso ansioso después de que me propusiera casarme con ella antes de presentarnos. Por supuesto que sabía que bromeaba, pero había algo que me inquietaba.

Donghae se quedó un rato mirándome, había algo en su mirada que me preocupó. Esa misma mirada que me dio cuando estaba encantado... de mi amor en la adolescencia.

¿Qué me estaba pasando?

❝ Mi cálida seducción ❞¡Lee esta historia GRATIS!