Capitulo - 3

33 14 6


Llego al departamento junto con Draco y Marcus, el apartamento esta amoblado, la mayoría de cosas las compre yo,  con el dinero que me dejo el puto de capa roja, entro a mi cuarto, me ducho y cambio mi ropa para luego comer algo.

Prendo la televisión de la sala de estar, pongo una película y empiezo a comer lo que tengo en el plato, la pizza con gaseosa.

— Viene mi hermana, recoge tu desorden — Escuche decir a Draco, se que no esta hablando conmigo, no me gusta ser desorganizado.

— ¿Tu hermana la melosa? — responde Marcus, me reiría si pudiera, de verdad esa cría es algo pegajosa — ¿ Porque mejor no dejamos el desorden para que se vaya rápido?  — veo a Draco tirarle los pantalones que estaban en el suelo a la cara.

— Es mi hermana, imbécil.

— Callense los dos, quiero ver la película — les digo sin sonar demandante, llevándome mas de la pizza a la boca.

— Dile que recoja el desorden — me habla Draco.

— No soy su padre — le respondo, con boca llena.

No los escucho mas ya que suena el timbre, anunciando que llego la cría de diecisiete años, Sabrina como la bruja, aunque sea totalmente tierna, rubia, ojos claros, un poco alta para su edad, delgada y muy bullosa.

— ¡Hermanito! — me levanto al escucharla, saldría corriendo, si pudiera.

La veo abrazar a su hermano, su cabello rubio viene mas iluminado de lo normal, esta chica cada día tiene un color diferente y ni pensar en la ropa tan rockera que lleva puesta.

— ¿ Porque traes bolso? — le pregunta Draco y yo voy hacia la cocina para lavar el vaso y botar la lata de gaseosa.

— ¡Me quedare! — Marcus y yo nos miramos sin entender, mierda, no quiero a esa chica aquí, es un desastre.

— No te quedaras — le dice el hermano.

— Mis padres me mandaron, querían tener una noche llena de amor y viajaron, ahora dejame entrar — Draco suspira y le da paso para que entre, termino de lavar el plato y lo coloco en su lugar.

— ¡Hola! — saluda a Marcus abrazándolo, lo veo hacer una mueca algo cómica. La cría deja el bolso en el sofá y yo me apoyo en el mesón de la cocina para que cuando me vea, no se le ocurra abrazarme. — ¡ Me quedare una semana!  — dice emocionada y yo maldigo por dentro, esto sera un desastre.

— ¿Porque no te quedaste en casa de una amiga? — le pregunto sin contenerme, me gusta el silencio y ella voltea todo patas arribas con su algarabía.

— ¡ Robot! — exclama haciéndose la asustada y sus mejillas se vuelven rojas.

— Bruja  — le respondo y aferro mas mi cuerpo al mesón al verla venir hacia mi.

— Robot,  sin sentimientos — su aliento a menta choca contra mi rostro. Se ha sentado en una de las sillas del mesón justo la que esta frente a mi por lo que ella al inclinarse quedó muy cerca. Sus ojos claros me atraviesan como si vieran mas allá en mi interior.

— Contesta la pregunta — le digo seriamente y ella se aleja, algo dentro de mi se contrae.

— Porque... — nos miro a los tres — Tengo que molestar a mi hermano no a mis amigas — responde con voz molesta.

— Solo hay tres cuartos, no dormiras conmigo — dice Marcus con burla, acercándose a nosotros.

— Obvio no dormirá contigo, imbécil —  habla Draco irritado, tomando el bolso de su hermana y luego llevándosela a ella a su cuarto.

Marcus se sienta donde hace un momento estaba Sabrina, me mira de forma inusual, extraño.

— Tu mirada — me dice mostrando miedo.

— ¿Que? ¿Que tiene?  — pregunto ante su mirada de sorpresa. Veo como traga saliva.

— E- Estaba amarilla, paso a roja y luego... — empuño mis manos, me vuelvo mas intimidante por lo que él, se calla.

— ¡Habla carajo!  — le exijo

— Brilló — busco un puto espejo y me miro nada, no hay nada de lo que él me ha dicho.

— ¿Cuando pasó? — necesito saber.

— Estabas viendo a Sabrina — susurra y me agarro la cabeza.

¡Maldita sea! 

¡Mil y mil veces, mierda!

¡Ocurrió!

Y no me di cuenta, por eso sentí su aliento contra mi rostro, algo cambio. ¿Pero que?  ¿Que? .

No le digo mas nada a Marcus y voy a mi habitación, busco
en los estantes el libro, cuando lo encuentro lo abro.

Amarillo simboliza la luz del sol. Representa la alegría, la felicidad, la inteligencia y la energía. sugiere el efecto de entrar en calor, provoca alegría, estimula la actividad mental y genera energía muscular.

Rojo es el del fuego y el de la sangre, por lo que se le asocia al peligro, la guerra, la energía, la fortaleza, la determinación, así como a la pasión, al deseo y al amor.

blanco se asocia a la luz, la bondad, la inocencia, la pureza y la virginidad. Se le considera el color de la perfección. Puede representar un inicio afortunado.

Cierro el libro de psicología que le da el significado a los colores y me recuesto en mi cama.

¿Que mierda acaba de pasar?. 
¿Porque no ocurrió con Azul o Violeta?.

¿Porque con Sabrina? O ¿Si paso con ellas dos y no me di cuenta?.

Seguro es porque las vi y están pasando estas cosas.

Se que cuando mis ojos vuelvan a mi color natural todo habrá cambiado, son verdes claros y justo ahora los tengo de un extraño color oscuro, son negros.

                   
                       +++

Salí de casa temprano, no quería tener que lidiar con la cría rubia de nuevo.

Estoy desayunando en la cafetería que esta a dos cuadras del departamento antes de ir a la universidad, no había mucha gente aquí dentro solo unas cuatro o cinco personas contandome yo.

Entonces todo volvió a pasar, vi a Violeta en una de las mesas al fondo, una Azul entrando por la puerta de la cafetería y lo que no entendí una rubia con mejillas rojizas sentada en mi mesa, dándome los buenos días.

Es Sabrina.

¡¿ Que mierda?!

                       +++

Hola, si,  me adelante dije domingo pero lo quise subir hoy.

Se complico todo, llego una nueva intrusa 🔥

Pincha la estrellita y dime saber tu opinión.

A. F 😘😘😘

Corazón Robot #1 ¡Lee esta historia GRATIS!