Capítulo 25: "Valores"

24 6 0

Como si fuera una hermosa melodía de piano, el tiempo marcaba un son. Quizás quería hacer entender que pronto llegaría el final de estos dos jóvenes: ¿pero en verdad llegaría? ¿Serían devorados o más bien arrastrados al olvido como ha pasado con Misa? Sea cual sea la realidad de esta situación, la única verdad estaba debajo de ellos. Un ser monstruoso, el mismo que había atacado a Yamil y a su hermana, ahora estaba detrás de sus vidas.

No vayas a soltarte Alan, ¿entiendes? para fortuna de Abel, su amigo estaba sobre él, es decir, sujetado a unos pocos pasos más arriba.

¡Ni creas que lo haré! se le escuchó decidido. Definitivamente, Alan no mostraba el más mínimo interés en rendirse. Sin embargo, lo que sea que estaba atentando contra la existencia de ambos, tampoco pensaba detenerse. Ahora era cuando necesitaban actuar de manera acelerada, pues aquel ser estaba haciendo el ademan de querer llegar a ellos, pero en lo que estiraba su brazo, la luz que apenas entraba en ese territorio parecía impedir que llegara a su víctima ya seleccionada, y claro, enseguida Abel se dio cuenta de esto, por lo que formó enseguida un plan.

Voy a ayudarte a subir, así que más te vale salir de aquí y plantar la semilla le advirtió a su compañero, quien se mostró un poco confuso.

¿Qué vas a hacer? giró su cabeza lo más que pudo para ver al rubio, e inmediatamente sintió como lo levantaban, al parecer, el de ojos esmeralda lo estaba empujando desde abajo.

¡Sube! ¡Apúrate y no me dejes todo el trabajo a mí o ambos caeremos! no era una amenaza, era algo que podría suceder si Alan no se avispaba, de modo que el joven reaccionó a tiempo, y finalmente, subió. En cuanto llegó al otro lado, no pensó en lo que el otro le había indicado, si no que fue a buscar a su amigo y le extendió su mano.

¡Ven! le ordenó, pero la tierra tembló, y por lo tanto, tuvo que retroceder o sino caería dentro del hueco antes que Abel.

¡Idiota! ¡Te dije que te fueras! le reclamó el otro. ¡Sí caes ninguno de los dos se salvará! la única posibilidad que había se encontraba en aquella semilla, o al menos eso pensaba Abel; quizás purificando todo lograrían salir de ésta con vida.

¡Pero...! ahogó sus propias palabras, y las abandonó recordando lo que él le había dicho; probablemente tenía razón. Así que se puso de pie, pero como no sabía sobre el plan del muchacho, se fue con otro objetivo, buscar algo que le sirviera para sacar al rubio de aquella situación. No obstante, los temblores no cesaban, y para colmo, su cuerpo resbalaba sobre la superficie helada. ¡Maldita sea! apenas logró ponerse de pie fue a tratar de activar su reloj; casi olvidaba que lo tenía. Pero en cuanto intentó activarlo nada sucedió, lo que hizo que se desconcertará. ¡No puede ser! se quejó estando a unos pocos metros de Abel. En aquel instante le hubiera gustado poder usarlo para ayudarlo, y en lugar de eso tuvo que conformarse, como así también se encontraba ahora obligado a buscar otras posibilidades.

Mientras tanto, el ser oscuro tenía la idea de llevarse a ambos, y dada su manera sádica de proceder, esperaba que en cualquier momento Abel se soltará gracias a los temblores, pero esto no sucedería de un momento a otro, porque pese a los movimientos, se aferraba con recelo a los bordes, e incluso clavaba sus uñas en éstos.

Alan volvió a sucumbir, y empezó a meditar sobre que sería inútil seguir escapando, pero para su fortuna, una soga que estaba atrapada entre el hielo morado empezó a descubrirse. No supo que tan grande fue su suerte en ese momento, no hasta que el suelo que lo sostenía tanto a él como a su amigo se desquebrajó; se partió dividiendo el piso en una línea entre la soga y él. Afortunadamente, el pelinegro sujetó la cuerda antes de empezar a deslizarse con extrema rapidez. No obstante, sus manos empezaron a quemarse por la fricción, y al mismo tiempo, Abel ya no resistía, por lo que se soltó. Al notar que su amigo empezaba a caer, y con el dolor en sus manos (el cual lo motivaba a arrojarse también), recordó lo que el rubio había hecho por él, así que se empeñó más en sujetar la cuerda logrando mantenerse aferrado, pero no sólo eso, sino que aprovechó la velocidad para llegar a la altura de su compañero, y justo en pleno aire, lo sujetó de la cintura con un brazo.

Sueños Bajo el Agua ©¡Lee esta historia GRATIS!