Capítulo 3

4.9K 53 2

Nos sentamos a tomar algo en una de las cafeterías y charlamos, si tan solo se interesaran por conocerlo… no era como creían. Le miré y apreté los dientes pensando que tenía que sacármelo de la cabeza. 

“Niki quítatelo de la cabeza, no te conviene un tipo así. No se compromete con nadie va de cama en cama, no es de fiar… podría ser cómplice. No hagas una estupidez, no la hagas, deja de pensar en él, de mirarlo, de desearlo. Es un grave error”. Suspiré, pero cuando mi mirada se volvió a cruzar con la de él mi corazón se disparo. “Es sólo un niño bonito, un vividor Nik no sigas por ahí… es una malísima idea”  Me mordí el labio aún mirándole ¡Dios! Era tan apetecible y parecía tan incomprendido, todos le juzgaban mal, no era para nada mal tipo, pero la vida que parecía llevar…

Ladeé la cabeza y tras pagar empezamos a pasear por el centro como una pareja cualquiera hasta que entré en una tienda a probarme algo de ropa. Cuando ya estaba en el probador en ropa interior Adder se metió dentro.

__¿Pero qué haces? – reí apurada.

Él me acorralo con su cuerpo contra la pared y atrapó mis labios, su lengua ardiente se abrió paso por mi boca con facilidad y yo enredé mis dedos tras su nuca. Cuando se apartó lo hizo atrapando con suavidad mi labio inferior entre sus dientes y descendió besando mi cuello y el resto de mi piel a medida que iba bajando, jadeé enterrando mis manos entre su cabello. Cuanto tiempo había estado yo misma desenado aquello…

__Adder… para… las cámaras… - dije con voz entrecortada a la vez que apoyaba mi palma contra la pared cuando su lengua alcanzo lo que ocultaban las braguitas cuando las bajo. Gemí y cerré los ojos mientras él seguía bebiendo de mí.

__¿Seguro qué quieres que lo haga? Tu cuerpo no opima lo mismo…

Un sonido extraño se escapo de mi garganta cuando se detuvo, siseé.

__ Sigue – jadeé cerrando los ojos.

No podía pensar, no podía reaccionar… el deseo y el placer eran demasiado intensos, era tan bueno lo que me hacía sentir…no quería detenerlo… se levanto mirándome fijamente, sus ojos ardían y volvió a capturar mis labios, me abracé con un brazo a su espalda cuando me alzo un poco y se introdujo dentro de mi, despacio sin dejar de mirarme en todo momento. Pase una pierna por su cintura y le baje un poco más el pantalón aferrando su nalga dura y perfecta. Tenía una piel suave y caliente, olía a hombre.

Jadeé entornando los ojos cuando empezó a moverse dentro de mí, me enloquecía, estaba tan caliente que creía que no aguantaría mucho más si seguía moviéndose así. Me levantó a pulso ya que estábamos de pie y me empotró contra la pared, me mordí el labio intentando ahogar mis gemidos pero al poco nada más importo salvo el éxtasis, ni cámaras, ni pudor ni nada a pesar de que aquella grabación si llegaba a malas manos podía acabar con mi carrera entre otras cosas, pero no importaba.

Cuando salimos del probador lo hicimos de la mano, nos metimos en el coche sin mediar palabra y fuimos a su apartamento. Preparé algo de comer y cuando iba a poner la mesa él me cogió de la nuca y me dejo con el cuerpo sobre la mesa, sus manos recorrían mi piel despacio y volvió a cubrir ahora mi espalda de besos, me separó las piernas que seguían apoyadas en el suelo y volvió a entrar. Jadeé y al final acabamos en la cama conmigo encima, la vista era impresionante. Estaba atardeciendo cuando aún jadeantes nos quedamos tendidos el uno junto al otro perlados de sudor y olor a sexo.

Cuando desperté al día siguiente lo hice junto a él que me miraba en silencio, me sonrió deslizando sus dedos por mi espalda y poniendo su mano en mi mejilla me atrajo a él besándome.

__Buenos días princesa.

Sonreí acariciando su pecho y me levanté para ducharme Adder me cogió de la cintura y empezó a tontear haciéndome reír, hasta que conseguí que me soltara, tenía que ir a la oficina…

Una vez allí el recibimiento fue más o menos el del día anterior y algo se encogió dentro de mí, subí a arriba y Jack ni me miró a la cara y Durel me llamo a su despacho, me hizo sentarme y el nudo de mi estomago se acentúo aún más haciéndome encoger. Durel accionó el reproductor de su despacho tras cerrar las persianas de láminas y mi corazón di un vuelco al verme a mí y a Adder en el maldito probador donde perdí toda la poca cordura que me quedaba. Me llevé la mano a los labios, el pulso me temblada y cerré los ojos para controlar las ganas de llorar y la vergüenza. Me llevé las manos a la cabeza e inspiré despacio antes de afrontar la mirada de Durel.

__¿En que estabas pensando Niki? ¿Cómo has dejado que suceda esto?

Negué con la cabeza, no podía hablar, no tenía respuesta a aquello, ni yo misma lo sabía.

__Esto puede costarte tu carrera, todo por lo que has luchado ¿Por qué? – me miraba más apenado que cabreado aunque también lo estaba – Has comprometido a todo el departamento, nos anularan toda la investigación y nos quitaran el caso. Y da gracias al cielo si consigo salvar tu cabeza si esto llega a ver la luz. ¿no ves lo que ha hecho? Lo que te está haciendo… dime algo Niki y que sea la verdad ¿sientes algo por él?

__No. No lo sé… - murmuré.

__Quedas suspendida hasta nuevo aviso. 

Me levanté temblorosa de la silla y me dirigí a la puerta.

__No dejes que te arrastre Niki. Eres lista… a aparecido otro cuerpo, y es alguien relacionado con Adder. Ocurrió anoche.

__No fue él

__¡¿Por qué lo defiendes así?!

__Porque sé que no fue, estuvo toda la noche conmigo Durel. ¡No fue él, lo sé!

Abrí y salí sin mirar a nadie durante el trayecto. Una vez en el apartamento de Adder cogí aire antes de entrar cuando me abrió apartándole.

__¿Me estas utilizando Adder?

__¡No! ¿a qué viene eso? – me miró entre furioso, dolido y extrañado.

__¿Mandaste tú la grabación?

__¿Pero de que estás hablando Niki?

__Alguien mando lo del otro día a mi jefe.

__¡Mierda! Lo siento, lo siento ¡estúpido! Deja que me ocupe de esto, puedo arreglarlo sin que nadie se entere.

__No… déjalo – me deje caer sobre el sofá.

__Niki, por favor, déjame ayudarte – envolvió mi rostro entre sus manos – De veras que no pensé, no quería esto, no planeé nada, créeme por favor, cuando estoy contigo todo es diferente, mejor…

__No hago más que creerte Adder y  cuanto más lo hago más me hundo ¿Y qué se supone es esto? ¿Qué somos, Adder? – me levanté derrotada desasiéndome de sus manos sin fuerzas.  Era como si nada tuviese sentido - ¿Cómo puedo creerte? ¡¿cómo?! – me exasperé.

__Porque te quiero Niki, tan simple y tan complicado como eso – soltó de sopetón cuando ya abría la puerta – Nunca había sentido esto, así que ¿por qué iba a estropearlo?. Desde que te vi ya no existe ninguna más, no deseo a ninguna otra. ¿Dime porque entonces iba a hacer algo que te perjudicara? Precisamente si fuera con malas intenciones lo que me interesaría es que por nada del mundo te apartaran del caso no lo contrario. sigo aquí, contigo...

Yo le miré con los ojos desorbitados y el corazón saltándome dentro del pecho ¿siempre tenía las palabras exactas para todo, para desarmarme? No estaba preparada para oír aquello… todo me daba vueltas, me faltaba el aire. Todo mi mundo se tambaleaba. “No te enamores, me había dicho Jack, por lo que más quieras no te enamores, ves, hecha un polvo si quieres pero no te cuelgues de él” ¿Pero que había hecho yo? ¿Me había enamorado en realidad.

Noche de Calor - Capítulo 1¡Lee esta historia GRATIS!