Capítulo 31

811 103 15

Luego de que él se fuera a trabajar a esa maldita fábrica, llegó mi momento de actuar con rapidez.

Me vestí con él único atuendo que tengo, y comencé a redactar una sencilla pero emotiva nota para Edmund. Me iré de aquí con los chicos hoy mismo, y no pienso cambiar de opinión.



Edmund...


El mundo da algo solo cuando se le quita a la fuerza. Hemos cometido errores anteriormente, errores que talvez pudieron ser la causa del derramamiento de sangre inocente de muchos; pero, también nos enseñaron a crecer. No voy a permitir que él continúe arrebatando y destruyendo las vidas de nuestros amigos, y mucho menos la nuestra.

Sí, es bastante probable que esté haciendo todo esto simplemente para llamar mi atención y desatar una guerra; pero lo que él no sabe, es que ya no soy, ni volveré a ser, la estúpida e ignorante Coraline de la cual se atrevió a burlar tan descaradamente en un sinnúmero de ocasiones hace no mucho tiempo... Si no te hubieras negado a hacer esto junto a mí, habría llegado a pensar orgullosamente que todo tu apoyo y felicidad me pertenecen, porque también piensas lo mismo de mí; es una lástima que no fue así...

Ayer por la tarde, Leila, Louis y Neels llegaron a casa para informarme que tu padre y Alberto han desaparecido. Si tan solo me hubieses querido escuchar te lo habría contado, incluyendo el plan de partir hoy mismo a New York, donde todos los demás se encuentran reunidos para planear un ataque. Por votación unánime ellos han decidido nombrarme su líder, lo cual significa que voy a estar allí, quieras o no.

Te amo a pesar de todo. Conozco tus imperfecciones y aún así te prometo que si llegamos a salir victoriosos de esta, volveré. Si por alguna razón las cosas no resultan del todo bien y no pudiéramos volvernos a ver, quiero que sepas que estoy muy orgullosa de ti y continúa estudiando. No te rindas; hazlo por mí. Si [esta vez]realmente me voy, lo haré luchando contigo en mi mente y mi corazón...


Tu Reina, Coraline.


"No existe el fracaso para el que nunca se considera vencido".


Al acabar de escribir si un profundo y largo suspiro de frustración. Froté mi rostro con ambas manos y permanecí durante unos cuantos minutos con la mirada perdida en la nada, pensando...

Realmente dudo que la situación pueda llegar al extremo de perder mi vida, pero nunca se sabe. No puedo predecir el futuro; y aún que pudiese, no lo haría. Esta nota en definitivo es el último de mis recursos. Espero que una vez que Edmund lea esto, recapacite. Yo jamás voy a perder las esperanzas en él porque mi fe es inagotable. 

Me puse de pie rápidamente y doble la carta para colocarla en la cama sobre su almohada, donde sin lugar a dudas la verá. Entré al cuarto de baño para acabar de arreglarme; y luego de darme un último vistazo frente al espejo sentí un desagradable sabor amargo en mi garganta, como veneno ácido y desagradable. Siento demasiado rencor hacia él, porque cada vez que veo mi cuello siento nuevamente esa desagradable sensación de sangre caliente brotando de mí, escurriéndose por todo mi cuerpo, y agujas atravesando cada centímetro de mí piel para adentrar en mi sistema diversos tipos de líquidos que le permitían tener mayor control sobre mí; pero lo que más me duele de todo, es que se haya atrevido a engañar a Edmund manipulando su mente para formar parte de una situación completamente irreal e imposible.

Offenbarung 3Donde viven las historias. Descúbrelo ahora