CAPITULO 6

9.7K 1.3K 79
                                                  






No siempre he sido así de rancia. Supongo que durante mi adolescencia fui una chica feliz, con ideas algo maléficas y traviesas, pero, al fin y al cabo, feliz. Quizás pequé de egocéntrica, siempre he tenido un gran ego, pero tener casi todo lo que quieres te convierte en egocéntrico y caprichoso. Si creces en un ambiente bueno y amable, también aprendes a confiar en las personas, hasta que tienes tu primer tropiezo. De las experiencias se aprende, de eso no hay duda.

He conocido a muchas personas y puedo decir que no hay ni malas ni buenas. Aquellos a los que consideramos malos, lo pueden ser debido a tres cosas; en primer lugar, tener intereses contrapuestos y que no tengan muchos escrúpulos. Segundo, los que tienen problemas de autoestima y rebajando a los demás se sienten bien consigo mismos. Y, por último, los que tienen envidia de otros.

Yo soy rancia por despecho, así de claro lo digo.

La historia completa de pe a pa solo la saben Aura y Emma, por supuesto. El innombrable en realidad se llama Gabriel Vilaplana, y su familia conoce a la mía prácticamente de toda la vida, nuestros padres coincidieron en el colegio y nuestras madres vete a saber dónde. La cuestión es que siempre había sido el amigo de mi hermano, sin más, hasta que un día por casualidades de la vida los dos coincidimos en una fiesta, hace exactamente cinco años.

Yo tenia 22 primaveras, estaba en la universidad y no había nadie que me interesase lo suficiente así que me limitaba a planear la invasión de la revista en un futuro.

Siempre me había parecido tremendamente atractivo, pues Gabriel es de esos tipos seguros de sí mismos que van por la vida levantando pasiones y que suelen mirarte por encima del hombro, pero de una forma totalmente sexy que hace que la goma de tus bragas se rompa de golpe.

Yo llevaba dos copas de champán de más y estaba en la fase de la borrachera que aún controlas lo que dices, pero la desinhibición toma el control. Fue exactamente entonces cuando nos topamos el uno con el otro en casa de ¿Pablo? ¿Rita? Da igual, Pepito de los Palotes, y me pareció más atractivo que nunca.

—La pequeña Montfort por aquí y bebiendo. ¿Lo sabe tu hermano? —dijo maliciosamente nada más verme.

—No lo sabe, ni lo sabrá. Seguro que se está acostando con su secretaria ahora que papá le ha dado el bufete.

En mi defensa diré que era totalmente cierto.

—¿Estás celosa? —sus ojos verdes serpenteaban en los míos dejándome totalmente anonadada.

—Un poco. Vaya, ¿siempre has tenido esos ojos tan bonitos? —que sí, que lo dije, iba totalmente bebida.

—Siempre, preciosa. En cambio, tú —chasqueó los dedos y me miró de arriba abajo, y no de la forma en que miro un maniquí con un modelito que me gusta sino de una forma pecaminosa —estás más guapa que nunca. Has crecido.

—Sí, me crecieron las tetas. Y el culo.

Con descaro, alargó su cuello y posó su mirada en él sin disimular.

—A mí me gusta el tamaño de tu culo. ¿A quién no le gusta?

—A Karl Lagerfield y sus tallas.

—Que le jodan —es entonces cuando me metió mano y yo no pude resistirme.

Me gustaría decir que le planté una bofetada, que me resistí y que le dije un par de cosas bien dichas. Pero no fue así. Me dejé meter mano y se la metí yo a él. Luego me besó y acabamos liándonos en el armario del pasillo como si fuésemos unos quinceañeros.

No sé si lo he remarcado, pero está bueno. Creo que fue votado como Míster Morbo en la universidad y todo. Tiene el cabello liso oscuro, no demasiado largo, haciendo destacar unos ojos grandes y verdes que dependiendo de su estado de ánimo son más claros o más oscuros. Su nariz no es perfecta, tiene el puente demasiado elevado, pero me gusta así, que no lo sea. Y sus labios son rosados y carnosos.

Para terminar, es un ligón con pico de oro. Te dice todo lo que está pensando de ti, todo lo bueno claro. Pero es que si no está ligando contigo es porque no le gustas, tenlo claro. Además, es un pervertido, un adicto al sexo y un dios del sexo oral. Y le daba igual que yo fuese borde e irónica, no por nada es el mejor amigo de mi hermano y somos iguales. Vaya, que es el hombre perfecto para mí.

O era.

Así empezó todo con Júlia y el innombrable ^^

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Así empezó todo con Júlia y el innombrable ^^

¿Os está gustando? 😘

¿Os está gustando? 😘

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.
Lo que pasa en Las Vegas... [1]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora