Capitulo - 2

47 13 7


Miro por la ventana del salón a las chicas que están haciendo deporte en la cancha que esta justo cerca de donde me están dando clases , hay muchas mujeres lindas en esta universidad, todas de diferentes formas, personalidad, piel y cabello.

Él Elían de antes, hubiese querido tener novia, enamorarse y amarla, cierro los puños de mis manos.

Tengo tres malditos años sin estar con una mujer, no funciono como hombre, soy un puto fracaso, todos creen que me acuesto con casi todas las de aquí pero es lo mas mentiroso que pueden pensar o decir.  El caso es que me beso con ellas, las paseo por la universidad como si fuera un donjuán pero lo cierto nunca llego a segunda base mi cuerpo perdió toda sensibilidad, entre ellas el sentir excitación.

Una vez quise fui a segunda base, pensé que todo estaba en mi mente, trate pero no se me dio y fue una gran putada, la chica al día siguiente, lo divulgo por toda la universidad, claro nadie le creyó, todos decían que estaba despechada porque la bote enseguida que la tuve en mi cama.

— Ahora, se dirigen a la biblioteca y cada uno me trae el ensayo mañana, que tengan buena tarde — escuche decir a la profesora antes de salir, me doy cuenta que no le preste atención a la clase.

Me levanto, siguiendo el tumulto de mis compañeros, los cuales se alejan por miedo de mi.

— ¿Que hay que buscar en la biblioteca? — pregunto al chico rubio que va a un lado de mi.

— U-Un l-libro de literatura, el que desees y traer el ensayo mañana — responde tartamudeando y lo ultimo en forma rápida, no le digo nada y acelero mi paso, voy a la biblioteca, esta carrera es de muchos libros y no es que me guste leer.

La psicología, es para estudiar los proceso mentales, comportamientos del ser humano y la escogí para tratar de comprender un poco lo que me ha pasado,  para tratar de crearme limites y controlarme, suelo ser muy cruel, puede pasarme que golpeo a una persona y no puedo parar,  que no hay risas de mi parte, gestos,  emociones, he aprendido a hacer atisbos de gestos que no salen del todo bien pero que me sirven para aparentar.

Entro a la biblioteca, una brisa llega hasta mi y busco para ver de donde proviene, no hay ventilador aquí dentro,  solo aire acondicionado, sacudo mi cabeza y empiezo a buscar algún libro que atraiga mi interés.

Y entonces pasa mi corazón esta latiendo, de nuevo esa puta sensación, se me acorta el aire, la dificultad para respirar se prolonga y empiezo a creer que moriré, caigo sobre mi pecho al piso, escucho carcajadas y una presión en mi espalda.

Miro hacia el frente de mi y hay una chica, sentada en el piso,  leyendo un libro, rodeada de estantes.

"Frágil, frágil"

De nuevo el eco, con la puta voz macabra.

"¡Sientes! "

Un escalofríos pasa por mi cuerpo.

"Rota, rota "

"Solo hasta entonces, tu corazón volverá"

Ella voltea mirando hacia todos lados, frunce el ceño, cierra el libro llevándoselo al pecho, encogiéndose en su sitio.

Escucho la carcajada de nuevo, él infeliz se estaba burlando de mi,  esta gozando confundiendome, entonces todo se vuelve rojo a mi alrededor y el aire vuelve, inmediatamente me levanto del piso.

La miro es pequeña, su cabello castaño esta desordenado, con un moño que no se entiende, entre suelto y recogido.

Lo rojo se vuelve oscuro, entonces él aparece, rodeándola, los ojos de la pequeña se cierran, esta temblando,  quiero ir hacia ella pero mi cuerpo no se mueve.

— Dos, te mostré dos — ríe el brujo infeliz — Rojo o negro  — habla — Tu otra mitad, ¿quien será?  — se pregunta el mismo llevándose, su mano enguantada a su barbilla — vendré en dos años exactos, si hasta entonces escogiste la equivocada, tu corazón morirá, nadie te recordará, ni siquiera los amigos que has recuperado, cada año, se repetirá , todos comenzaran sin que nadie hable de ti y entonces tendrás que recuperar siempre lo mismo.

— ¡Puto, Maldito!  — siento un golpe en mi cara y lo veo desaparecer, volviendo todo a mi alrededor.

Me acerco a pasos firmes, ella ni se inmuta, sus ojos permanecen cerrados, sus brazos ejercen la presión en el libro.

— Estas en la mitad — mi voz sale tosca, ella sigue en la posición de antes, parece ignorarme — Oye — la llamo pero no me presta atención, me inclino para llegar hasta ella y en una acción abre los ojos, son azules como el cielo, se ven opacados por las lágrimas — ¿Siempre eres así de llorona?  — le pregunto como si me burlara de ella.

Veo como se levanta rápidamente, dejando caer lo que llevaba en mano, doy un paso hacia ella, pero consigo es que de un paso hacia atrás alejándose de mi. Me quedo quieto en mi sitio para no asustarla mas.

— ¿Como te llamas?  — vuelvo a preguntarle pero nada mas me mira, viendo mis labios — ¿Te gustan? Ninguna se resiste a ellos — abre los ojos sorprendida y niega varias veces como respondiendo mi pregunta, que veo no le agrado, lo ultimo que he dicho — Mis ojos están acá —  le digo al ver de nuevo su mirada en mis labios, mis manos van por reflejo a esa zona y paso mi mano tratando de limpiarlos, veo mi palma y hay sangre.

No siento ardor, ni dolor quizás por eso no me di cuenta.

Una vez me limpio del todo, doy un paso hasta ella pero de nuevo me huye.

— ¡Mira solo dejame, tocarte! — digo desesperado al ver que ella se aleja, su mirada cae a la mía y llora de nuevo — ¡No llores! — exclamo con frustración, no se que le pasa.
Y luego sin yo preverlo, viene a mi,  con pasos lentos, es muy bajita, me llega por el pecho, la dañaría con mi tamaño.

Estira su mano temblorosa a unos centímetros de mi y yo por inercia la agarro firmemente, la misma chispa que con Azul me recorre, cosquillas en mis dedos y palma. La suelto enseguida.

¡Maldita sea, maldito de capa roja!.

¿Como se cual es, como?

Es Azul, es ella, su pierna a ella se la han quitado. la chica que tengo en frente esta completa de pies a cabeza.

— ¡Violeta! —  grita un chico, flacucho y con gafas llegando hasta nosotros, separo nuestras manos viendo a la persona que interrumpió — Aquí estas — su voz es de alivio y ella voltea al sentir su presencia. Abrazándolo y algo me dice golpealo pero me detengo al verlo hacer señas en cuanto se separan, ella niega y asiente varias veces, esta como regañandola.

¿Es sorda?

— Disculpa — me habla el flacucho que parece no tenerme miedo — ¿Que le has hecho?  Si me entero...

— Si te enteras, no harás nada porque no paso nada — lo interrumpo con voz dura — Aleja tus putas manos de violeta, te vuelvo a ver abrazándola así y no vivirás para contarlo — lo amenazo con rostro serio y él solo se caga de miedo. Imbécil.

— Ella es mi novia — afirma, cierro mis puños y le lanzo un golpe que lo deja en el suelo. Violeta brinca en su sitio y luego me mira con ojos rojos e hinchados, señalo mi boca y sus ojos caen ahí.

— Eres mía, no de él — hago que lea mis labios y me mira sin moverse. Veo al gafufo en el suelo y hago un atisbo de media sonrisa — Alejate — se quita entre gruñidos, agarro el libro en el piso que antes tenia Violeta y me lo llevo conmigo para salir del lugar,  no sin antes mirarla, esta roja como un tomate.

                       
                      +++

Y es aquí donde todo parte 😱

Sus corazones se dividirán.

¿Sera Azul o Violeta?

Actualizare todos los domingos, para que esperen los capítulos.

Y bueno la empecé antes porque no me aguante 🙈🙈🙈

A. F 😘😘😘

Corazón Robot #1 ¡Lee esta historia GRATIS!