Capítulo 11: Voz.

381 53 29

—¡Carter, ¿Para cuando tienes pensado salir de tu cuarto?! —gritaba su madre a la vez que tocaba la puerta mientras que su padre se mantenía al margen, únicamente observando y escuchando.

—¡Hasta que Trump sea presidente! —su voz se escuchaba algo amortiguada debido a que estaba del otro lado de la puerta.

—¡Trump ganó hace meses! 

—¡Pues hasta que salga de la presidencia!

Ambos padres se miraron con ironía.

—¿Crees que podamos contratar a alguien para que le traiga la comida todos los días? —bromeó su padre.

—No pienso gastar dinero en eso. —se quedo pensativo durante unos segundos—Mejor una sirvienta o un mayordomo para que también se encargue del aseo.

Su familia, la prueba humana de que es imposible vivir con Alfas únicamente, en especial si estos son solo hombres.

"Es por eso que buscas a un Omega como Andy, ¿no es así?"          

Su rostro se deformó en frustración y hartazgo puro, enterró su cabeza en la almohada para después taparse completamente con las sabanas. Una vez más esa molesta voz que no ha dejado de fastidiarlo desde lo ocurrido aquella embarazosa noche. Quisiera poder hablar de ello con sus padres, pero eso llevaría al porqué comenzó a escucharla y lo más seguro era que su padre quisiera saber los jugosos detalles.

"Eso, calladito te vez más bonito"

Después de aquel beso, -su primer beso- huyó como el gran cobarde que era. Lo único bueno que podría sacar de aquello tal vez fue el hecho de que no se robaran su auto

No ha sabido nada acerca de Andy desde hace dos días, lo único que hizo en ese tiempo fue contemplar su conversación de WhatsApp él y el Omega, tratando de elegir las palabras correctas en su mente para empezar a hablar con él y arreglar ese terrible mal entendido que ocurrió en su presentación.

"¿Mal entendido? ¿Así es como le dicen a los besos hoy en día?"

Y claro que tratar de remediar el problema de la voz en su cabeza estaba subiendo de puesto en su lista de prioridades. 

Su única conclusión fue que lo mejor era hablar con él de frente y poder evitar tener más problemas de los que ya tenía. Lo hará tan pronto como decida salir de su madriguera y hacer algo más aparte de lamentarse y pelear con la que probablemente sea su conciencia.

—Carter, será mejor que mañana vayas a la escuela. No es bueno que pierdas clases.

Sin saber cómo ni cuándo, sus padres habían abierto la puerta y ya estaban entrando a su habitación. Solo se envolvió más en sus sábanas y trató de hacerse el dormido.

—Sabemos que estas despierto, así que no intentes fingir. —escuchó como su padre parecía sentarse en la silla frente a su escritorio—Ahora dinos, ¿Qué paso la otra noche que saliste con John a quien-sabe-donde?   

Como siempre su padre parecía estar oliendo su desesperación a kilómetros, o tal vez solo sea que es demasiado obvio, ya ni le importaba.

—Solo fuimos a un club, nada especial. —dijo por fin quitándose las sabanas de encima y mirando a sus padres con suma seriedad—Fuimos porque un amigo nos dijo que era buen lugar.

—¿Y por qué te encerraste en tu cuarto apenas llegaste? ¿Ocurrió algo malo? 

Se mordió el labio y trato de evitar gritar lo frustrado que se sentía por todo lo que ocurrió y no ocurrió aquella noche. No miente al decir que necesita un poco el consejo de sus padres, dos Alfas que tal vez ya pasaron por lo mismo que él, pero eso no quita el hecho de que es vergonzoso hablar del tema con ellos.

Un Amor Que No Quiere Ser¡Lee esta historia GRATIS!