Capítulo 15

3.6K 269 5

Los siguientes días pasaron lentamente. 

No le dirigí la palabra a Dylan en ningún momento. Seguía cabreada con él, no sólo por ser un desagradecido, pero además por dejarme abandonada cuando volvimos del viaje. Lo segundo se lo había perdonado, pero ahora dudaba que de verdad lo sintiera.

También intentaba no estar muy cerca de él. En las clases me sentaba lo más alejada posible y no establecía contacto visual en ningún momento.

Con Ashley tampoco pasaba mucho rato. Nos habíamos distanciado bastante desde que fuimos de excursión y cada vez que hablábamos era un poco incómodo.

La echaba de menos, pero al final me convencí a mí misma de que Ashley sólo necesitaba espacio.

A veces la veía con Connor, pero cada vez menos. Supongo que él también pensó lo mismo que yo y la dejaba en paz la mayoría del tiempo.

Así que iba siempre con Anthony. No mencioné en ningún momento el tema de la excursión, porque no quería presionarle. Estaba dispuesta a esperar por él.

Estábamos en el patio del colegio. Yo miraba al cielo tumbada en la hierba. Hacía tiempo que no había hecho tanto sol, y quería aprovechar el calor.

Anthony estaba sentado al lado mío y arrancaba trozos de hierba de manera frustrante.

- ¿Qué te ha hecho la hierba para que la trates así? -le pregunté.

Me miró a través de sus gafas de sol. Personalmente, me gustaba más sin ellas, porque así podía ver el bonito color miel de sus ojos.

- Es sólo hierba.

Me puse un brazo en la cara para que el sol no me quemase los ojos. Escuché el sonido de unos tacones acercándose a nosotros y después, oí la voz de Katrina.

- ¿Vais a hacer algo este sábado por la noche? -nos preguntó, pero continuó sin dejarnos responder- Ah, perdonad, claro que no. Voy a celebrar una fiesta y me hoy me siento amable, así que estáis invitados. Es en mi casa y podéis empezar a venir desde las 9.

- No hacía falta dar tanta información. Nos importa una mierda tus fiestas, no vamos a ir -le respondí sin apartar el brazo de mi cara.

- ¡Crystal! -dijo Anthony regañándome.

Seguramente le habría dado igual mi comentario si supiera la clase de persona que era Katrina.

- Bueno, ya veréis vosotros -dijo Katrina sin importarle mi comentario- Va a venir todo el mundo.

Luego se oyó el sonido de sus tacones alejándose. Cuando se alejó lo suficiente Anthony me preguntó;

- ¿A qué a venido eso?

No le respondí. Era demasiado largo explicarle las razones por las que no debías acercarte a una arpía como Katrina.

- ¿No sería mejor que fuéramos? –me dijo dudando.

Me incorporé mirándole con el ceño fruncido.

- ¿Por qué íbamos a hacer eso?

- Pues para despejarnos un poco. No sé.

- No -respondí cortante.

- Veeeengaaa... -me rogó mientras me sacudía los brazos.

¿Por qué no sonríes?¡Lee esta historia GRATIS!