capitulo 11

145 14 0


Capitulo once: un pasado olvidado: Lyn y zeldris

Ha pasado un mes desde el asesinato de meliodas de los ahora ocho pecados capitales, habían muchos con la fuerza, fortaleza y voluntad para oponerse a la tribu de los demonios, pero ante los diez mandamientos era poco lo que podían hacer...al pasar de los días gradualmente se reducían el número de aquellos que podían hacer algo y una onda de oscuridad erosionaba el poder de Britania

Con el terror de los diez mandamientos que arrojaba una sombra sobre toda la gente de la tierra... un acto específico comenzó a hacerse frecuente entre ellos

Las tribu demonio fueron conocidos por deleitarse con las almas... los diez mandamientos se deleitaban con las almas más fuertes. Algunos lo hacían para proteger a sus propias familias, otros lo hacían por adoración a los diez mandamientos

Todo era un caos

........................................

-cómo te llamas?- volvió a preguntar la pelirroja

-solo cállate y sigue caminando –gruño el pelinegro que iba unos metros por delante

-me repites que es lo que se supone que debemos hacer?- pregunto con angustia, ya habían caminado por varias horas

El muchacho suspiro pesadamente

-me dijiste que llegaste aquí porque el sello se estabilizo verdad?- la chica simplemente asintió- eso quiere decir que hay una abertura, es el estallido de magia que sientes, si vamos allí, por medio de esa grieta podremos salir

-entiendo entiendo...- la chica sonrió con inocencia- es por eso que no me has matado verdad? Tú no puedes sentir en qué dirección es esa magia

-así es- rugió el chico- en pocas palabras te mantendré con vida hasta que me guíes

-valla que honor...- sonó sarcástica- es obvio que estamos de un extremo a otro...- murmuro- vamos a tardar mínimo un año en llegar-sonrió- entonces estaremos mucho tiempo junto soy lynnia, puedes llamarme lyn

El chico chisto y con los ojos llenos de llamas la hablo

-no te llamare por ningún apodo-soltó con neutralidad

-ya veo...- la chica soltó una risita que lo dejo desconcertado- no quieres decirme tu nombre porque no quieres que te ponga un apodo verdad? No te preocupes si no quieres que lo haga, no lo hare, pero dime tu nombre siiii????

El chico suspiro al escucharla una y otra vez pedírselo, a la media hora de parlotear se dio por vencido, si tan solo pudiese matarla

-si te digo mi nombre dejaras de molestar?- lyn asintió- zeldris... ese es mi nombre

............................................

Lyn se levantó agitada, desde que había visto a los mandamientos, los recuerdos habían empezado a llegar, y eso la trastornaba

Al caminar hacia la habitación continua noto que elizabeth se encontraba llorando sobre el cuerpo inerte de meliodas, dolía verla tan devastada, y pensar que todo aquel sufrimiento era su culpa

-s...señorita lyn! Ha despertado- hablo con felicidad

- si...

-su herida ya está completamente sana, lamento no haber podido hacer mucho por usted- se lamento

el octavo pecado  capitalRead this story for FREE!