Capítulo 1

976 128 28



Pasé una temporada en el infierno, pero sólo obtuve un bronceado


Capítulo 1

Seokjin siempre tuvo el sueño de ser famoso y que todos recordaran su rostro con admiración y reconocimiento. Quería ser actor, y sabía que lo lograría, recibiendo aplausos y buenas críticas por parte de sus maestros en cada ocasión. Sus padres fueron su público desde que tenía cuatro años, cuando con gran desplante se subía sobre una caja a representar los dramas que veían en la televisión.

No tenía las mejores notas, pero la escuela de teatro no pedía un examen teórico tan complicado. Un puntaje decente era suficiente, pero lo principal correspondía a dejar boquiabiertos al jurado que evaluaría el examen de actuación para ser admitido.

La mayoría de sus amigos querían ser médicos, ingenieros, mecánicos o profesores. Era el artista del grupo, siempre carismático y encantador.

No contaba con que se haría conocido mucho antes de entrar a la universidad.

~

Jin, como lo llamaban sus cercanos, estudiaba en una escuela mixta cerca de su casa, lo suficientemente como para irse y devolverse caminando. No ponía mucho esfuerzo en ninguna cosa, pero de todas maneras resaltaba entre la multitud. Era algo así como una 'belleza natural'. Mientras el regalo de cumpleaños de moda entre chicas y chicos era una cirugía estética, Jin jamás habría pensado en tener que someterse a una, vamos, ni siquiera teñirse el cabello. Tenía una piel blanca y tersa, que hacía contraste con el cabello negro, rasgos simétricos y labios rosados y gruesos. Le gustaba cuidarse y verse bien, pero sin llevarse la vida en eso.

Tenía una vida bastante corriente, como muchos chicos de su edad. Recientemente había celebrado su cumpleaños número diecisiete en una noche de nieve, chocolate caliente y pastel con sus padres, su novio Namjoon y su mejor amigo Jimin.

No había sido tan difícil abandonar el clóset gracias a la calidez y apertura de su círculo personal. Su familia sabía de antes que Jin lo confesara, por lo que no fue un golpe familiar como ocurre en algunas familias tradicionales. Sólo querían que Jin fuera feliz, aunque, también sufrían por el hecho de que Jin seguramente se encontraría con gente que no sería buena con él. Estaban mentalizados en esperar lo mejor para su hijo y apoyarlo en todo momento.

Era un chico muy familiar. Pese a ser extrovertido por naturaleza, no salía mucho a fiestas, más bien prefería estar en casa, o en casa de alguno de sus cercanos. Nunca solo, eso es cierto, pero tampoco rodeado de demasiada gente. La verdad es que en su escuela algunas personas tenían rencores con él, pero no era su culpa haber conquistado el corazón del capitán del equipo de basketball y ganador de la liga regional.

Sí, Namjoon era muy popular. Un chico alto, de piel tostada, de cabello rubio ceniza bordeando el gris, y con un don natural para el deporte y para aprender idiomas. Jamás había estado cerca de reprobar alguna asignatura. Dominante y respetado, era la imagen de lo que es ser un joven 'cool'. Y Seokjin era su punto suave. Namjoon había estado enamorado de Jin desde la primaria, pero Jin siempre fue algo despistado cuando se trataba de entender las señales que sus pretendientes le enviaban. Cuando Namjoon tuvo más confianza en sí mismo, se puso en la tarea de conseguir que Jin fuera su novio, hasta que lo logró. Sus sentimientos eran sinceros, y Jin sabía que podía confiar en él y amarlo también.

Todo acto tiene su consecuencia, y el hecho de que Namjoon y Seokjin comenzaran una relación, significó que algunas personas se molestaran, y algunas más de lo normal, principalmente con Seokjin. Él nunca ilusionó en vano a nadie, pero Namjoon sí, en aquella época en que estaba algo inseguro de que Jin lo aceptara. No es que haya jugado con el corazón de chicas, pero tenía su carta bajo la manga por si era rechazado. Nunca lo vio como algo malo, no le prometió nada a nadie, pero de todas maneras sus actos volcaron el odio de la gente sobre su novio, quien no merecía nada de eso.

Lo 'peor' de todo, es que Namjoon no parecía darse cuenta. Le encantaba caminar de la mano con Jin por los pasillos, besarlo en público y demostrar su amor, lo cual hacía hervir la sangre de los envidiosos.

Jin prefería ahorrarse contarle que todos los días encontraba algún mensaje de odio en su casillero.

Lo último había sido una rata muerta.

"¿Por qué no le dices lo que ha pasado?" le preguntó Jimin, con preocupación.

"No quiero que se preocupe, Jimin. Además, quizás ni siquiera es por él. Ya viste, me dieron el papel principal para la obra de fin de año en el taller y algunos están enojados, siempre es así, y después se pasa, ya sabes" dijo Jin, fingiendo indiferencia

"Jin, sabes que esto viene de antes de eso"

"Jimin, no te preocupes, he avisado al director y me ha dicho que esto es inaceptable y estará pendiente, estoy a salvo, por favor ya deja de preocuparte"

Días después, una aburrida charla acerca del acoso escolar resonó en el salón de actos de la escuela. Entró y salió por los oídos de todos quienes allí se encontraban, sin ninguna trascendencia.

A todos se les olvidó, ese mismo día.

Pero nadie nunca se olvidó de Kim Seokjin, figura principal de los chistes crueles en el anuario escolar.

Namjoon nunca quiso que todo eso pasara, pero el peso de la culpa lo siguió hasta el fin de sus días.

Encore {TaeJin}Where stories live. Discover now