capitulo 4

194 14 1


Capitulo cuatro: debemos ser más fuertes

-has estado pensando en algo desde el momento en que fuiste liberado del sello- hablo el mandamiento de la fe- cierto, zeldris?

"no logro dejar de pensar en ella" zeldris hizo una mueca para despues negar con la cabeza, no la perdonaría nunca

-si...- ideo algo rápido, una excusa factible- hace 3000 años, esta tierra de Britania era rebosante, rica y llena de poder mágico... y ahora, esta casi completamente seca-alzo una mano- a este paso, va a tomar un tiempo para que vuelvan nuestros poderes mágicos

- y pensar que las cinco razas se declararon la guerra entre sí mismas por ese poder mágico-añadió monspeet

-no seas tan cínico. No todo está perdido- hablo el demonio dentro del cuerpo de el gran maestro

Despues de la pequeña charla unos humanos aparecieron, los cuales terminaron alimentando con sus almas a dieriri y monspeet

-entonces... como fue su sabor- sonrió melascula

-déjame ir al grano- hablo dieriri- es como matar dos pájaros de un tiro

-aunque no parece tener mucho sabor, de hecho hay energía mágica dentro de las almas de esto llamados seres humanos- hablo monspeet- el sabor de la misma tiene una cierta misteriosa complejidad y por ahora será suficiente como para servir un tipo de ración con la cual poder, continuamente, recuperar nuestra fuerza mientras. Poco a poco exterminamos a la raza humana... creo que esto es a lo que te estabas refiriendo con matar a dos pájaros de un tiro

-Sip- afirmo el mandamiento de la fe

-entonces, quizá mis pequeñas abejas puedan ir y buscarnos un jarro grande de miel en todas esas flores- hablo milascula juntando en el cielo todas las sombras que una vez la rodearon –fraudrin, hay algunos pueblos humanos en las cercanías? Y si hay, donde puedo encontrar unos bien jugosos?

"me pregunto, a que sabrá tu alma pecadora" pensó zeldris

.......................................................

En ese preciso instante el capitán meliodas despertaba de su sueño encontrándose con una preocupada Elizabeth

-se...señor meliodas?-pregunto al ver sus ojos esmeraldas

-que tal Elizabeth-saludo con una sonrisa

De improvisto la princesa tomo en sus brazos a meliodas juntándola más a el

-gracias a dios- dijo aliviada- estaba tan aterrada... si nunca hubieras vuelto a abrir los ojos... no sabría que hacer

-no llores- le dijo meliodas con una sonrisa- por cierto, dónde estoy?

-en una habitación del castillo de camelot...- hablo una voz tras ellos

-lyn?!- se sorprendió al verla en el umbral de la puerta con una sonrisa

-no fue muy difícil tratar sus heridas capitán- aseguró la pelirroja-pero debido a mi falta de magia no pude hacer mucho por los demás, per están bien...

-ya veo- meliodas la viéndola detenido tiempo- es bueno volver a verte

-lo mismo digo capitán- la chica dio media vuelta para dejarlos solos

Lyn se recostó en la pared contraria, meliodas no había cambiado nada, ella sabía muy bien que había estado unos años ausente, a pesar de que su cuerpo se mantenía ausente, podía escuchar y sentir todo a su alrededor, años completos sintiendo la presencia de merlin a su lado... y lo peor de todo era que sentía que olvidaba algo, en su memoria faltaba un fragmento importante, y su corazón lo sentía... que era eso que le faltaba? Sentía un extraño vacío en el pecho, se llevó la mano al lugar y exclamo... su corazón no latía, ya lo sabía pero aun así sentir que no estás del todo viva era de verdad extraño

el octavo pecado  capitalRead this story for FREE!