19

502 48 17

Oliver comenzaba a desviar su manos de la cintura para subirla poco a poco hasta llegar a mis sensibles y rosados pezones: los cuales comenzó a tocar con sus fríos dedos, aquel frío que comenzaba a recorrer mi cuerpo hizo que gimiera sin previo aviso, se hizo notar en mi acompañante que seguía tocando mis pezones haciendo que estos se volvieran duros. 

Siguió con unos besos en mi cuello, aquel lugar que debilitaba mis sentimientos. Yo dejaba que este hiciese lo que se proponga, dejaba que me dominase a base de caricias y besos profundos que me aprisionaban en soltar unos gemidos casi inaudibles pero, que él si conseguía escuchar. Sus besos hacían pequeños ruidos eróticos y excitantes que me sonrojaban con solo escucharlos, estaba siendo dominado por mi propio amigo de la infancia, ¿Qué está pasando?, ni lo sé ni me importa, no tenía fuerzas con el alcohol: el vodka, el tequila y todo ese mezclado de licores que me dejaba completamente inconsciente y sin movimiento.

- Oliver... - dije entre jadeos, este nombrado se había colocado encima mía besando desde la mejilla hasta mi boca, eran besos eróticos y audibles que me dejaban sin oxigeno. Comenzó un beso en mis labios, chupaba y saboreaba cada labio, su lengua se restregaba por la capa rosada de mi boca que la humedecía con una simple restregada, yo mantenía mis movimientos sin parar a pensar sobre lo que estaba pasando.

Oliver, mi querido mejor amigo de la infancia y DJ profesional en diferentes localidades, está besándome con rubor y pasión mientras que yo, un normal chico que sigue manteniendo sus estudios y que se supone ser la "princesita" de un pedófilo de su misma edad y que ahora está manteniendo un juego sexual con él, sigo sus actos y los disfruto de miles de maneras. 

Que historial tan bueno para un vídeo porno, ¿no? pero no.

Eso no era un vídeo porno ni mucho menos, solo es el efecto del alcohol que nos está pasando una mala jugada en una noche después de una fiesta en discoteca, debía parar eso, no estaba bien, no podía hacerlo, menos con él y además, ¡QUE NO PODÍA COÑO!

- No...Oliver, stop...¡Ah-ah! - demasiado tarde, las manos de Oliver habían atrapado mi apretado pene y que estaba siendo restregado por una mano de arriba hasta abajo dándome un placer que hacía volver mis ojos en blanco, mi boca semi-abierta soltando numerosos gemidos que hacían botar por toda la habitación haciendo eco por dónde pasaban.

- Shh...don't worry...I'll take care of it... (Shh...no te preocupes...yo me ocupo...) - dijo y volvió a enseñar su perversa sonrisa con una pequeña carcajada que parece ser que se le había escapado, su mano seguía transmitiéndome placer una y otra vez por cada embestida que realizaba con ella, me estaba llevando al paraíso de una forma tan placentera

- OH SHIT...¡AH-AH-OLIVER! - estaba apunto de explotar, su mano no paraba y yo estaba apunto de llegar al clímax. Ahí es cuando el paró, fruncí mi ceño a tal hecho ya que no podía mantenerme así, volvió a verme y me hablo con una voz ronca y susurrada que me hacía envolver en una nube del placer

- You can not get there before I do princess, it's disrespectful...(No puedes llegar antes que yo princesa, es una falta de respeto...) - "¿PRINCESS?, PERO BUENO AQUÍ SOY LA PRINCESA DE TODOS O QUÉ", eso fue lo último que llegué a pensar después de ver como se quitaba aquella camisa veraniega con unos plátanos dibujados de una forma muy linda, sus abdominales y cuerpo demasiado trabajado asomaron, sus manos volvieron a cada lado de mi cabeza, otro beso nuevo, otros nuevos sentimientos, aquel pequeño problema que dejó a medias este nombrado barbudo, uff...todo perfecto.

Oliver cortó aquel beso que manteníamos dejando un pequeño hilo de saliva que eliminó con una restregada de lengua, cogió de mi cintura levemente y me dio media vuelta dejándome completamente sumiso y a cuatro patas como una completa perra, mis nerviosismos volvieron a recordar mi continua virginidad, ¿le importaría?, ¿cortaría todo por no hacerme daño o algo similar?, ¿se molestaría por aquello?, mierda, mis preguntas avecinaban, una detrás de otra sin respuesta hasta que...

- Oliver...one moment... - dije, debía contarle antes de que él mismo se dé cuenta, no podía pagar toda esa vergüenza

- What's up princess? (¿Qué pasa?, princesa) 

- It's just that ... I ... I'm still not premiered, do you understand? (Es que...yo...todavía no estoy estrenado, ¿entiendes?) - dije de forma tímida y amistosa intentando que este entendiera mis relatos, quería que se lo tomara de forma ligera y noble, mis mejillas se estaban tornando de rojo, intenté taparlas y maldecirlas con mis manos mientras esperaba las respuestas de este

- It's not a problem babe, I'll take care of it (No te preocupes bebé, yo me ocupo) - dijo despegando las manos de mi cara y besándome de nuevo volviéndome a mi posición principal.

Eran las 2:45, demasiado temprano para un sábado como hoy, yo y Oliver seguíamos en nuestra posición actual aunque, esta vez estaba a cuatro patas, jadeando y gimiendo ante los tactos de mi excitante amigo, comenzaba a restregar sus dedos por mi culo, eso me complacía, no sabes como. 

Los tactos eran más profundos, sus dedos se dirigieron a mi boca indicándome que los chupé, esto lo había visto antes en uno de esos vídeos que todos habéis visto y presenciado al menos una vez en vuestras vidas, chupaba ligeramente humedeciéndolos para que puedan resvalar y caber perfectamente en mí.

- okey...relax princess... (vale...relájate princesa..) - dijo con aquella voz ronca que me hacía enloquecer en mis pensamientos haciendo que revolaran e imaginando miles de cosas que antes no sabía que podía imaginar.

Todo se esfumó cuando Oliver procedió a introducir su dedo primario en mí, dolía mucho, mis gemidos lastimeros se convirtieron en pequeñas lagrimas que resbalaban en mis ojos.

- Shh...relax... - dijo sintiendo como me tensaba, intentaba relajar pero cuando lo hacía el dolor seguía y no podía

- No...I can not... - dije sin rodeos, no podía proseguir, estaba adolorido. Me dí cuenta de mi equivocación cuando este comenzó a mover su dedo dándome embestidas de una forma muy lenta y placentera

- ¡Ahh...! yes... - dije por cada movimiento, era una sensación placentera que me corcomía las ganas que tenía de que se adentrase en mi de una, necesitaba sentir lo que todos sentían cuando lo hacían, quería presenciar ese nombrado "joder, cuando te la meten de una y tocan tu punto es como si estás en los cielos...", aquella frase que Alex me repetía siempre después de tener una noche de sexo y lujuria, pero, ahí todo acabó.

- Que decepción princesa... - una voz baja y temerosa se escuchó desde la ventana de mi habitación, me alarme y salí de aquel dedo con el que sentía tanto placer tapándome con mi sábana mientras Oliver asaltó de la cama y observaba al mismo lugar que yo lo hacía.

Mangel estaba acomodado en la ventana de mi cuarto viendo como transcurría todo, bajó dando un salto y se dirigió a nosotros con mirada amenazante y mejillas rojizas del enojo.

- Rubén, what the hell is this? Who is this son of a bitch? (Rubén, ¿qué demonios es esto? ¿Quién es este hijo de puta?) 

- ¿Son of a bitch yo? - Mangel alzó su puño con fuerza y velocidad y la dirigió a la cara de Oliver golpeándole tan fuerte hasta dejarlo completamente inconsciente - A mi madre se la respeta capullo - dijo y me miró, yo estaba pálido y sorprendido por lo que acaba de ocurrir al frente de mis ojos, ¿¡QUÉ COJONES ESTÁ PASANDO AQUÍ!?

❝addict❞¡Lee esta historia GRATIS!