Cap. 31 ¡Carlos la abandonó!

1.2K 83 0

Observe a María
Era hermosisima, su pelo rubio y abundante, sus ojos grandes y azules como el mar, sus pestañas largas y rizadas, su nariz tan pequeña y redonda, sus mejillas rosadas, sus labios suaves y tiernos, no tenia ninguna duda Carlos era su padre, era idéntico a ella.

Roce mi dedo con su mejilla, y una pequeña sonrisa se dibujo en poco tiempo.
Note que María venía en muy malas condiciones, estaba en vuelta en trapos sucios, su carita estaba llena de tierra, no tenía ropa mas que un simple pañal de telas, hacia mucho frío, y al parecer tenía hambre.

Corrí rápidamente a mi coche, agarre la pañalera de Evelyn y le coloque un pañal desechable, le puse ropa abrigadora y rosada, unas calcetas de peluche, y la cobije con una cobijita blanca con unicornios. Prepare un biberón que ya tenía caliente y se lo comencé a dar.

La puse en la silla de seguridad de bebés, y comencé a conducir.

Llegamos a la casa, pero nunca le dije ni a mi madre, ni a mi padre, ni a Sebas y ni a Ana de lo que acaba de hacer. Seria una sorpresa, que probablemente llegaría a una discusión. Entre y estaban todos en el comedor almorzando, Ana, Oscar, mis padres, Sebas, Oscar y las niñas. Nadie quitaba su mirada de mi.

"Amor, ¿a donde fuiste?, tardaste 2 horas, y ¿de quien es esa bebé?" me dijo Sebas parándose de la mesa y caminando a mi.

"Es María, la hija de Carlos" todos son soltaron un suspiro de asombro, por un momento creí que era telenovela

"Hija, ¿pero como? ¿Donde esta Carlos" dijo mi madre preocupada

"Carlos se negaba a responder por la niña, así que lo oblige a que me la entregara Mamá, y así fue" dije observando a María

"Hija pero ¿porque hiciste eso?" me contesto mi madre

"Mamá ¡Carlos la abandono, su madre no tenía dinero, la pobre si apenas venía vestida en trapos, quise ayudarla pero se fue muy rápido, la bebé venia sin ropa con un trapo sucio y frío, más con el que hay, no pensaba dejarla así!" comencé a sentirme maradeada, a punto de desmayarme. Mi madre tomó rápidamente a Maria y después de eso yo caí rendida al suelo. Mi cabeza se asotó fuertemente con el piso de madera, provocando que todos se espantaran ante la escena. Sebas rápidamente me tomo entre sus brazos.

Desperté en el hospital, estaban ahí todos menos mis padres y los niños.

"¿Amor que sucedió?" me dirigí a Sebas mientras el comenzó a acariciar mi pelo.

"Te desmallaste, te golpeaste y te trajimos al Hospital corriendo, el doctor dijo que se te había bajado la presión repentinamente por que te exaltase con lo de la bebé" después de que eso Carlos entro corriendo por la puerta

"¿Estas bien? ¿Te rompiste algo? ¿Te van a operar? ¡Habla Karla!" dijo tomando mis hombros

"Todo esta bien Carlos, me desmalle y me trajeron al hospital, se me bajo la presion"

"Pero ¿porque?" dijo Carlos

"Por haber discutido, porque estaba muy exaltada. Abandonaste a tu propia hija, sin saber en que condiciones estabas, dime ¿sabias que condiciones estaba Sarah?" le conteste enojada

"Karla... Porfavor"

"Carlos ¡dime! ¿Sabias las condiciones en las que estaba Sarah?" le repetí

"Si sabía, sabia en que condiciones se encontraba Sarah, pobre sin donde vivir" me dijo agachando su cabeza.

"Dios mio, jamás pensé que me desepcionarias tanto, ¿de que te sirvió estudiar medicina para ayudar a las personas? Si ni siquiera puedes ayudar a tu propia hija ni a su madre"

Mi Razón De Ser¡Lee esta historia GRATIS!