Epílogo: Meses después

111 4 11

POV Emma:

¿Como rayos había acabado yo aquí? Carter me besó en la mejilla muy sonoramente para distraerme.

-¿Me estás tomando el pelo?

-No, en serio, Sadie me ha dicho que ha planeado una reunión en el Nomo Primero porque quiere que la familia te conozca. Incluso va a traer a los abuelos desde Londres.

-Wow, vaya.

Estaba usando un vestido amarillo cuando llegamos a la entrada. El tomó mi mano cuando estábamos por llegar a la habitación de las Eras y la besó.

-En serio, no estés tan nerviosa.

-¿Y si no les agrado?

-Oh, vamos. Si le caes bien a Sadie sin siquiera haber hablado con ella. Créeme, lo que sea que estás haciendo, está bien.

Al llegar al comedor me encontré con la mesa llena de comida. Los Faust estaban sentados junto a Sadie a su izquierda. Waltnubis estaba a su lado derecho. Muchas personas del Nomo Primero y del Nomo de Brooklyn también estaban ahí.

Un hombre, el que habló conmigo hacía un tiempo para hacerme jurar de no contarle sobre los dioses a nadie, se acercó a nosotros.

-Tío, ella es... -empezó Carter.

-Bienvenida, Emma. Soy Amos, el tío de Carter. -Me abrazó.

-Un gusto -sonreí.

-Pasen, siéntense. Disfruten.

Carter, caballero como siempre, abrió la silla para que yo me sienta y luego me empujo hacia la mesa. ¡Estos detalles, estos pequeños detalles hacen que lo adore mucho más!

-Hola, Emma. Soy Sadie -dijo mientras me sonreía y me tendía su mano para estrecharla. -No, aún no nos han presentado, se podría decir que mi hermano ya me contó todo sobre ti.

-¿Ah, si? -dije confundida.

-Sí, cariño. Y este es Walt eslash Anubis y estos son nuestros abuelos, los Faust.

El señor Faust daba miedo, y la señora Faust parecía ser una mujer severa. Me saludaron y luego se sentaron.

-Si, eh... no les caigo muy bien -dijo Carter mientras se sentaba junto a mi.

Amos se sentó en el centro de la mesa para dar comienzo a la cena.

-Así que Emma... ¿Cuanto tiempo has estado con mi sobrino?

-Casi un año -respondí.

- ¿Y en qué parte de la ciudad viven?

-Bueno... yo vivo en la calle Bash -respondí. -Aunque Carter quiere que vivamos en Heliopolis, dice que es más seguro.

-Lo es, querida -dijo Carter queriéndome convencerme otra vez.

-Ya te he dicho lo que pienso de eso.

Heliopolis era la parte más rica de la ciudad. Carter decía que podíamos alquilar un departamento y dejar la casa en la que yo vivía en Zamarek. Decía que era más seguro, pero era innecesariamente caro. No iba a permitirme esos lujos sabiendo que no es a costa de mi esfuerzo.

-Oh, pero quizás también es porque el trabajo le queda más cerca también -agregó el tío, sin saber muy bien mis motivos.

Griegos y... ¿egipcios?¡Lee esta historia GRATIS!