Oscar acababa de twittear que se había comprado una batería. Después de tanto tiempo y se le notaba muy contento.

Me alegré mucho por Oscar,tenía ganas de verle tocar con ella en un concierto,fue entonces cuando me acordé de una conversación que habíamos tenido en verano justo el día antes de mi cumpleaños.

Me acordé sobretodo de una parte:

"-Creo que tengo el mismo sueño que tú...O al menos uno de ellos.

-¿El mismo que yo? ¿Cual?

-Me gusta mucho la música y me gustaría llegar a ser músico.

-¿Aaah pero tu tocas algo?

-No,yo solo escribo letras,me gustaría aprender a tocar la guitarra,pero mis padres pasan un poco de mi.Me dijeron que vaya a clase y aprenda.

-Normal,hay gente que empieza algo y lo deja.Una guitarra no es algo barato,primero tienes que saber si se te da bien y te gusta.

-Okey gracias Oscar eso haré,gracias por tu consejo 

-¡Claro! Así empezamos todos,yo llevo casi 6 años tocando la batería y sigo sin tener una,voy comprando partes y cosas pero sigo sin batería así que con calma.

-Me anima mucho que me digas eso,muchas gracias enserio.

- ;)

No hay de que,animo y no te rindas...Rendirse no es una opción"


Ese fue un gran regalo de cumpleaños para mi y también un gran consejo,aquella conversación me dio mucha fuerza pensé que nunca conseguiría que mis padres me tomaran enserio con el tema de la música,ni que algún día tendría mi guitarra.Era sorprendente ver que tanto Oscar como yo no nos habíamos rendido y que lo habíamos logrado con el tiempo.En ese momento me di cuenta que los dos caminábamos por el mismo camino,formábamos parte de un mismo sueño y que rendirse para nosotros nunca sería una opción.

La voz del Silencio ¡Lee esta historia GRATIS!