Mamá y su historia.

2.8K 271 5

—¿Cómo es mamá? — Inhalo con fuerza, Ally nunca me había preguntado por ella, es algo que siempre hemos evitado.

—Ally... — la miro con tristeza.

—Noah, si prefieres no hablarlo...

—No es eso, es que no quiero hacerte daño.

—Solo tenía curiosidad de saber como es. — Responde con una sonrisa intentado quitarle importancia, pero veo que su sonrisa es triste.

— ¿Qué quieres saber de ella? — cedo al final.

—Bueno, tía Juli, me ha contado como es físicamente, basándose únicamente en las pocas veces que ha podido verla... pero yo quiero saber como es, de personalidad. —Tía Juliette es la más pequeña, mamá solía acercarse a la frontera, cuándo tenia once años —Juli tenia la edad de Ally— sin que la vieran los soldados para poder estar con Juli, a veces le traía comida y se la daba tirándola por encima de la verja.

En aquella época no había tanta seguridad.

Un día la pillaron, la cogió un guarda, no la denunció, porque era demasiado pequeña, pero si que la llevo a su casa y se lo explicó a sus padres, mis abuelos, desde ese día mi madre no volvió, ni visito a Juliette ni se acerco a la verja. La ultima vez que Juli vio a mi madre fue cuando le entregó a Ally, hizo como si no la conociera para nada. Claro que todo esto me lo contó Juliette y no mamá. Mi madre no sabe que lo se. 

—Bueno.. ella es.. No se como explicártelo, es muy diferente a lo que es tía Juliette, mamá es estricta, no en el echo de dejarme salir, y eso, sino que en casa se debe hacer lo que ella diga, si ella decide que me tengo que poner un vestido que a mi no me guste, pues me lo tengo que poner.. Y cosas, así.. Pero intenta ser buena madre, cree que si tengo todo lo que quiero seré feliz, cree que si me da todo lo que pido olvidaré que ha abandonado a mi hermana pequeña.

—¿Te ha hablado alguna vez de mi? - pregunta con tristeza, hemos llegado al punto donde no quería ir a parar.

—No puede hacerlo, va en contra de las normas, y mamá las normas le importan y mucho... Pero una vez cuando tenia diez años, la oí hablar con papá sobre ti, estaban discutiendo, ella le dijo que era normal que se sintiera culpable que ella era la madre y papá le decía que dejara el tema, que alguien podía oírla, y la encerrarían, que ya habían pasado dos años, entonces mama se puso a llorar, y desde ese día no los he vuelto a oír hablar sobre el tema. Ellos no saben que los oí, pero si lo hice, esa semana empecé a llevarme mejor con mamá, llevaba dos años sin realmente perdonarla, y aun así, ahora aun no se si lo he echo.

—Y como es vivir en la ciudad.

—Una caca. —digo y ella se ríe. —¿Porque crees que estoy siempre aquí? —pregunto con una sonrisa.

—Creía que por mi. —Sonríe, con su tierna sonrisa.

—Vaya Ally, que egocéntrica, yo vengo aquí para escaparme de allí. —las dos nos reímos.—Ally cariño, levanta la cabeza quiero sacar el móvil para ver que hora es.— ella lo hace y se incorpora, meto las manos en los bolsillos de los shorts y no encuentro nada, pruebo con los de atrás y nada. Me pongo nerviosa.

—¿Que pasa? - pregunta Alison.

—No encuentro el móvil.

—A lo mejor se te ha caído en el bosque.

—Voy a buscarlo. —Digo y me levanto. —Quedate aquí, volveré pronto. - Ella asiente.

Salgo al la superficie y empiezo dar vueltas por el bosque sin verlo, sigo caminando unos diez minutos mas has llegar detrás de la piedra donde me he escondido antes, cuando estábamos jugando al escondite. Y lo veo en el suelo, suspiro aliviada, no me imagino haber tenido que contárselo a mi madre.

OASIS¡Lee esta historia GRATIS!