Capítulo 15

2.2K 300 51

Giselle.

Chase no ha dejado de verme de forma fija, incluso creo que en todo este rato no ha parpadeado ni una sola vez.

Con nervios desvío la mirada de sus penetrantes ojos azules y me concentro en observar los libros que aún yacen tirados en el suelo y, con un pesado suspiro, me levanto de la cama lentamente y me acerco a ellos.

Por el rabillo del ojo puedo ver como Chase, aún recostado de la pared, me sigue con la mirada. No ha dicho nada desde que cortó comunicación con Wendy y eso solo causa que los nervios y la ansiedad aumente. Lo único que quiero es que Wendy no sea capaz de saber el verdadero motivo de mi estado nervioso.

— Deja de verme — hablo al final, sin embargo, no soy capaz de levantar la mirada para verlo.

— ¿Vas a decirme qué te pasa? — Pide, después de unos segundos en silencio.

— Ya te dije que no me pasa nada — suelto, con más brusquedad de la necesaria.

Chase no dice nada más y yo, con un nudo en la garganta, me agacho para empezar a recoger los libros que descansan aún regados. No son muchos, por lo tanto, no tardo tanto en recogerlos todos y colocarlos sobre la cama.

— Aquí estoy — la voz de Wendy hace que dé un respingo.

Como acto reflejo me volteo rápidamente para verla y, cuando me encuentro con su mirada, siento como mi pulso se acelera.

— ¿Qué pasa? — Pregunta sin dejar de verme.

— Nada — me apresuro en responder.

— No quiere decirme — Chase habla, y sé que aún me observa. Aún puedo sentir su mirada pesada sobre mi cuerpo —. Para eso te llamé.

— No es nada — repito — ¿Por qué tienes que pensar que algo va mal? Yo no soy como tú que guarda cada cosa que sucede — escupo, y sueno seca y bordes.

— ¿Cómo puedes explicar lo que pasó hace unos minutos con los libros? — Eleva una de sus cejas con desconfianza.

Abro la boca para decir algo, pero no encuentro nada con lógica para explicar lo ocurrido. Es algo que ni yo misma entiendo.

— No sé — digo al final, soltando un suspiro derrotado. 

— ¿Qué ocurrió? — Wendy pregunta, un tanto curiosa.

— Eso es lo que quiero averiguar — Chase responde, sin dejar de mirarme, y tengo que confesar que su mirada empieza a ponerme ansiosa.

— Hechizo de la verdad — las palabras de Wendy hacen que la ansiedad se vuelva sofocante. Sé que si Wendy utiliza ese hechizo en mí mi madre pagara las consecuencias.

Mi mirada se encuentra con la de Chase y trato de suplicarle sin la necesidad de hablar.

— ¿Qué te pasa, Giselle? — Chase pregunta nuevamente y el cansancio en su voz no me pasa desapercibido.

— Nada, Chase — miento una vez más, pero esta vez con voz más inseguro.

— Bien — dice al cabo de unos segundos —. No, Wendy. No utilices nada — declara al final —. Cuando estés lista para contarme qué te pasa — hace una pausa —, me dices.  

Sintiéndome culpable por no poderle hablar con la verdad, desvío la mirada y me dedico a observar un punto fijo en el piso.

— Bueno — Chase vuelve a hablar después de unos segundos en silencio —, es hora de irme — lo escucho soltar un suspiro antes de verlo pararse frente a mí —. No vemos después — deja un casto beso sobre mi frente.

MAHDLN: La reencarnación de Hazely Way¡Lee esta historia GRATIS!