Capítulo 25: Cambios

222 32 7

-Lo engañó...

-Se lo dije... hombre o mujer, las putas solo quieren dinero padre... Lucky no fue la excepción... Él nunca dejó de trabajar para Zou...

-Y tu?.... te convertiste en su heredera finalmente?

-Usted, qué cree?

-Pues... que ya es de noche y me muero por saber que paso entre el rey... digo, el príncipe Vegeta y tu?... que paso con Kakarotto y Milk.... los reyes!, quiero saber todo!

Bulma sonrió.

-Bien, parece que debo ir más rápido entonces... le contare que paso con Vegeta y conmigo esa noche...

-Bulma...

-Si?

-Él te gano, verdad?

Bulma miró hacia la oscura noche a través de la ventana.

-Si... él me ganó... y yo también...

[.....]

-Estas preciosa Bulma... debo reconocer que está vez me lucí...

-Si Zou, lo que digas...

La mujer levantó la mirada y vio los ojos apagados de Bulma.

-Qué pasa cariño?, estás de mal humor?

-Si, un poco. Siento que está noche será muy aburrida y muy larga... El principito de verdad creerá que podrá conmigo y eso me estresa...

-Bueno, si cedieras un poco y disfrutas, no estarías estresada... al contrario...

-No lo haré Zou... no fingiré, jamás y menos ante él. Además, esa cosa que metes en mi cuerpo, realmente me hace doler.

-El anticonceptivo?

-Si, eso... Es una aguja muy grande y me duele, todos los días me pones esa cosa.

-Tienes razón. Desde mañana te daré las pastillas. Esas duran más tiempo, pero pueden fallar y créeme, lo que menos quieres es que falle y tener un hijo con Vegeta...

Bulma la miró sería.

-Y por qué no?

Zou la miró más sería y tomó sus hombros.

-Porque sería la estupidez más grande del mundo... Primero, no puedes ser la reina del prostíbulo preñada y segundo, tener un hijo te ata de por vida, con el niño y el hombre... Mírame Bulma, yo quiero mucho a Lettuce, pero hubiera deseado no tenerla. Solo la hago sufrir con mi estilo de vida que ella finge no saber y que es peor, su padre me ignora y prefiere a otra antes que a mi... No Bulma, lo peor que te puede pasar es tener al hijo de Vegeta.

Bulma miró hacía la ventana y sonrió perversa. Quién iba imaginar que esa sería una buena idea. No dijo nada más y se dejó terminar de preparar como siempre.

Zou terminó los últimos detalles y salió con Bulma de la mano. Camino por el prostíbulo mientras veía como los hombres iban llegando de a poco.

Todos aquellos se volteaban a mirar a Bulma y ver lo sexy que estaba. Algunos le preguntaban a Zou si podían tomarla, pero esta decía que no tristemente, que aunque quisiera, esa noche sería para el príncipe.

Todos al escuchar esa declaración no insistían más, pues no se tocaba jamás la propiedad de la realeza.

Zou y Bulma salieron del lugar y volaron juntas hacia el palacio.

Loca TraiciónRead this story for FREE!